Recomiendan que no haya más drones para frontera EEUU-México

El programa de drones para la vigilancia fronteriza del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos cuesta mucho más que lo que calcula el gobierno, sólo ha ayudado a arrestar una fracción de la cantidad de personas que tratan de cruzar ilegalmente la frontera con México y los aparatos vuelan muchas menos horas de las que afirman las autoridades, reveló un organismo de control interno.

En un informe publicado el martes, el inspector general John Roth dijo que las aeronaves no tripuladas Predator B que son utilizadas a lo largo de la frontera por la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza son "cumplidores dudosos".

La agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus iniciales en inglés) no tiene formas de medir el rendimiento del programa, por lo que el organismo no puede demostrar que es eficaz, agregó.

La CBP no respondió de inmediato a una solicitud de correo electrónico para hacer comentarios.

Aduanas y Protección Fronteriza planeaba operar cuatro patrullas de aviones no tripulados de 16 horas al día cada uno, para un total de 23.290 horas de vuelo durante el ejercicio presupuestario de 2013 que terminó el 30 de septiembre de 2013. Sin embargo, la auditoría de Roth encontró que los aviones realmente estuvieron en el aire por unas 5.100 horas, aproximadamente el 22% del tiempo de vuelo previsto.

Los drones también han permitido relativamente pocas detenciones de personas que cruzan la frontera ilegalmente. En los dos sectores de más actividad de la Patrulla Fronteriza --Tucson, Arizona, y el Valle de Río Grande, en Texas-- los drones sólo representaron 2.270 de las más de 275.000 aprehensiones en 2013.

La CBP tiene nueve aviones que vuelan a lo largo de las fronteras de México y Canadá, así como las costas de Florida, Texas y el sur de California.

Un décimo avión no tripulado se desplomó en el Océano Pacífico el año pasado después de sufrir problemas técnicos. La agencia esperaba agregar unos 14 aviones en los próximos años, pero la auditoría de Roth llegó a la conclusión de que los 443 millones de dólares que la agencia planea invertir en la ampliación de la flota podrían gastarse mejor en aviones tripulados y vigilancia terrestre.

La flota de drones no patrulla toda la frontera suroeste de Estados Unidos, como Seguridad Nacional había informado anteriormente, según encontró Roth. En cambio, las operaciones con aviones no tripulados están enfocadas en unas 100 millas (160 kilómetros) de frontera en Arizona y unas 70 millas (100km) de la frontera en Texas.

La revisión del programa por parte de Roth también encontró diferencias significativas en las estimaciones de costos. Los auditores concluyeron que el programa de aviones no tripulados costó aproximadamente 62,5 millones de dólares, o alrededor de 12.255 dólares por hora, en 2013. La CBP estima un costo de 2.468 dólares por hora de vuelo, pero ese precio no incluye los costes de operación, incluidos los pilotos, los equipos y los gastos generales.

Roth recomendó, entre otras cosas, que el departamento reconsidere la ampliación del programa de aviones no tripulados.

___

Alicia A. Caldwell está en Twitter como: www.twitter.com/acaldwellap