Gobierno de Ecuador desiste de desalojar a indígenas de sede

El gobierno ecuatoriano desistió a última hora de desalojar de su sede en esta capital a los dirigentes e integrantes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas, a quienes había pedido desocuparla con un plazo que vencía este martes.

La ministra de Inclusión Social, Betty Tola, afirmó que ese grupo presentó un recurso administrativo, que deberá ser tratado por las autoridades.

"Eso significa que tenemos por delante dos meses, de acuerdo a lo que manda la norma" para resolver el caso, dijo la ministra.

El 6 de enero vencía el plazo para desalojar la sede que la confederación indígena recibió del estado en 1991 en comodato. El lugar era protegido por decenas de indígenas que habían llegado desde todas partes del país.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas es la mayor agrupación indígena de Ecuador, a la cual el gobierno del presidente Rodrigo Borja en 1991 le entregó tal edificación tras intensas movilizaciones que entonces cortaron vías y abastecimiento a los principales centros urbanos del país y tras negociaciones dieron paso al protagonismo político del sector indígena.

La dirigente indígena Blanca Chancoso, aseveró que "nuestro objetivo no solo es defender nuestro inmueble, sino defenderlo porque es un derecho histórico de los pueblos indígenas".

Las autoridades notificaron el desalojo el 11 de diciembre para destinar la casa a programas para jóvenes que superaron la adicción a las drogas.

El presidente Rafael Correa con frecuencia fustiga con dureza a los dirigentes de la organización indígena a quienes acusa de estar desligados de las esperanzas de sus dirigidos, mientras que la confederación mantiene una posición firme en contra de la minería a gran escala, y de rechazo a la represión de las protestas sociales y a la explotación petrolera, entre otros.