Israel: División sobre investigación de guerra en Gaza

Un fiero debate agita las fuerzas armadas israelíes sobre en qué grado debe responsabilizarse a los soldados por sus acciones durante la guerra en Gaza el año pasado, con los comandantes cada vez más en desacuerdo con los abogados militares.

La disputa ha desatado una tormenta en Israel, donde muchos dicen que la amenaza legal maniataría a los soldados en batallas futuras, reduciría su moral y destruiría una confianza sagrada de la que depende el servicio militar obligatorio en el país.

Pero después que los palestinos anunciaron la semana pasada su solicitud de ingreso a la Corte Penal Internacional, la decisión de investigar se ha vuelto más urgente. Una sólida pesquisa israelí de las acciones de sus fuerzas armadas pudiera ser esencial para impedir una investigación exterior potencialmente embarazosa.

Israel lanzó la operación militar en Gaza el 8 de julio con el objetivo de frenar los incesantes ataques con cohetes por fuerzas de Hamas, la agrupación islámica que gobierna la franja. Durante 50 días de guerra, más de 2.100 palestinos murieron, la mayoría civiles, según el Ministerio de Salud de Gaza y la ONU. En el lado israelí murieron 66 soldados y seis civiles.

Israel ha defendido la operación como un acto de autodefensa y responsabilizó a Hamas por el alto saldo de bajas civiles, diciendo que el grupo usó áreas residenciales para ocultarse. Críticos han cuestionado si la respuesta israelí fue proporcionada.

Israel ha sido criticado también por personas que dicen que el país no investiga exhaustivamente sus operaciones militares ni enjuicia a soldados por abusos.

Israel dice que sí investiga sus acciones, aunque esas pesquisas raramente concluyen con castigos penales. Luego de una operación similar en Gaza en el 2009, el ejército condenó a cuatro soldados de varios cargos, como saqueo, uso inapropiado de un arma y conducta peligrosa. La sentencia más severa fue de tres meses y medio de prisión.

El jefe saliente de las fuerzas armadas, teniente general Benny Gantz, se ha mostrado cauteloso en el debate, tratando de calmar las preocupaciones de las tropas y al mismo tiempo explicar la necesidad de investigar.

"Los soldados y jefes saben que tienen el respaldo pleno del mando", dijo Ganta el mes pasado. "Me siento muy seguro con nuestro respaldo y con las investigaciones, que son una herramienta necesaria para seguir operando".

El abogado general de las fuerzas armadas, Danny Efroni, es considerado el líder de las gestiones para investigar a soldados. Efroni y su equipo legal han recibido más de 100 quejas relacionadas con incidentes en la guerra y planean conducir investigaciones en al menos 10, incluyendo las muertes de cuatro niños en una explosión en una playa en Gaza el 16 de julio y un ataque contra una escuela de la ONU el 24 de julio.

La opinión de Efroni, dicen analistas militares, es que una investigación interna es preferible a una pesquisa de la Corte Penal Internacional.