Matan a dos policías egipcios que custodiaban iglesia copta

Varios hombres abatieron a tiros a dos policías que custodiaban una iglesia copta al sur de El Cairo el martes temprano, informaron funcionarios de seguridad, mientras los cristianos coptos --una minoría en Egipto-- se preparaban para celebrar la Nochebuena según el calendario ortodoxo.

El ataque ocurrió en Minya, una capital provincial ubicada unos 220 kilómetros (135 millas) al sur de El Cairo. En la ciudad reside la mayor comunidad copta de la nación y los miembros de la minoría ortodoxa observan la Navidad según el viejo calendario juliano.

La policía acordonó la zona poco después del ataque y busca a los culpables, dijeron funcionarios de seguridad que hablaron a condición de no ser identificados porque no estaban autorizados a hablar con los medios de comunicación.

Otro policía murió el martes al intentar desactivar un artefacto explosivo improvisado abandonado en una gasolinera en Giza, al oeste de El Cairo. Tres trabajadores de la gasolinera resultaron heridos en la explosión, dijeron funcionarios de seguridad. Un video publicado en el sitio privado de noticias Youm al-Sabaa mostró el momento en que el policía --con equipo de protección-- manipulaba el artefacto explosivo antes de estallar, haciéndolo volar de espaldas.

Nadie se atribuyó de inmediato la responsabilidad de los ataques.

Egipto ha reforzado la seguridad en torno a las iglesias coptas antes de la Navidad ortodoxa. Los cristianos representan cerca del 10% de los 90 millones de habitantes del país y han denunciado discriminación por parte de la mayoría musulmana del país.

Los ataques a los cristianos se han intensificado en Egipto desde el derrocamiento del presidente islamista Mohammed Morsi en julio de 2013.

Una ola de atentados en agosto de 2013 dejó decenas de iglesias destruidas, quemadas o saqueadas, entre ellas iglesias de Minya. También fueron atacados negocios y casas de cristianos. La ola de violencia anticristiana siguió a la represión, por parte de las fuerzas de seguridad, de dos sentadas de protesta por parte de los partidarios de Morsi, en una operación que mató a cientos de personas.

Los islamistas afirman que los cristianos de Egipto desempeñaron un papel desproporcionadamente grande en las protestas masivas que precedieron a la destitución de Morsi.

Los coptos --que son en su mayoría miembros de la iglesia ortodoxa, una de las más antiguas de la cristiandad-- invirtieron fuertemente en el movimiento en contra de Morsi, con la esperanza de obtener los mismos derechos que sus compatriotas musulmanes una vez que fuese expulsado del poder.