Familias de víctimas estampida en China lloran a sus muertos

Familiares chinos de las 36 personas fallecidas en la estampida de Año Nuevo en Shanghái han visitado la zona donde tuvo lugar la tragedia para una conmemoración tradicional siete días después de su muerte.

Algunos lloraban y otros se vinieron abajo por el dolor mientras recordaban a sus seres queridos.

El desastre, uno de los peores registrados en Shanghái, la ciudad escaparate de China, conmocionó tanto a la metrópoli como al país.

Una mujer de mediana edad se deshizo en la zona del río conocida como Bund, llorando por su hijo que falleció durante la estampida. Trabajadores del gobierno la sacaron del lugar.

Otra familia llevó una foto de una mujer joven, depositó flores y ofreció frutas. Las familias tenían autorización para estar allí solo cinco minutos, y no más de una a la vez.