Sánchez Cerén advierte que no negociará con pandillas

El presidente Salvador Sánchez Cerén admitió el lunes el incremento de los homicidios cometidos por pandillas y afirmó que no va a negociar con esos grupos criminales y los perseguirá hasta llevarlos ante la justicia.

El mandatario salvadoreño, que se reunió con su gabinete de Seguridad en el cuartel central de la policía, anunció en conferencia de prensa que trabajan en planes para "terminar con la violencia social que generan las pandillas", a las que responsabilizó de la mayoría de los hechos de violencia.

Señaló que las pandillas se disputan los territorios para extorsionar a la población y comercializar drogas, "entonces el principal problema de los homicidios es el enfrentamiento que hay entre las pandillas".

El año 2014 cerró con 3.912 homicidios, un aumento de 57% en comparación con el año anterior. Las autoridades también reportaron que casi 1.500 miembros de las pandillas murieron en diferentes acciones.

Según los registros de la policía, en 2012 se habían contabilizado 2.543 homicidios y en 2013 hubo 2.492 muertes violentas.

El mandatario anticipó que el incremento de la violencia no provocará cambios en la política de seguridad: "Nosotros no podemos volver al esquema de entendernos y de negociar con las pandillas, porque están al margen de la ley".

Agregó que "se han vuelto violadores de la ley y, por lo tanto, nuestra obligación es perseguirlos y que la justicia determine las penas que les corresponden".

Sánchez Cerén reconoció que en años anteriores hubo una disminución de los homicidios producto de una tregua entre las pandillas, pero indicó que su gobierno no quiso "seguir esa estrategia porque eso permitió que las pandillas se incrementaran y se fortalecieran".

En la primera semana de marzo de 2012 los cabecillas de las pandillas Mara Salvatrucha MS13 y Barrio 18 acordaron una tregua. Por entonces se registraban al menos 14 muertes violentas al día.

Los homicidios bajaron hasta cinco por día pero la tasa aumentó nuevamente y en las últimas semanas alcanzó a más de 13 homicidios diarios.

En El Salvador, considerado uno de los países más violentos del mundo, los pandilleros están involucrados en la mayoría de los crímenes que se cometen en el país. El 70% de los homicidios se atribuye a las pandillas. Estados Unidos declaró a la Mara Salvatrucha una organización criminal transnacional.

Las pandillas se han establecido en barrios populosos del país y están integradas por más de 70.000 jóvenes y adolescentes. Más de 10.000 de ellos están presos.