Detienen a policías por desaparición de periodista en México

Miembros de la fiscalía arrestaron a tres policías municipales como sospechosos de la desaparición del periodista Moisés Sánchez Cerezo en el estado de Veracruz, al sur de México.

Periodistas de Veracruz anunciaron manifestaciones en cuatro ciudades para exigir que Sánchez aparezca vivo.

"Como parte de las investigaciones de la desaparición de Moisés Sánchez Cerezo, policías municipales de Medellín de Bravo fueron retenidos y sujetos a investigación en los primeros minutos de hoy", informó el lunes la Procuraduría General de Justicia de Veracruz en un comunicado.

En una rueda de prensa, el alcalde de Medellín de Bravo, Omar Cruz, explicó que los policías detenidos son tres y que uno de ellos ya ha sido puesto en libertad. Agregó que está "en la mejor disposición" de presentarse cuando sea requerido por la investigación.

De acuerdo con sus familiares, el periodista había sido amenazado por el alcalde días antes de que un grupo armado de nueve personas que se desplazaba en varios vehículos irrumpiera en su casa para llevárselo. También se llevaron todo su material de trabajo, computadora, cámara y teléfonos.

"Él había estado sacando varias notas que incomodaban a las autoridades y al alcalde, entre ellos, que es una de las personas de las cuales sospechamos", dijo a The Associated Press Jorge Sánchez, hijo del periodista.

Sánchez escribe y toma fotos para el modesto semanario "La Unión", de su propiedad.

La Sociedad Interamericana de Prensa condenó la desaparición de Sánchez y expresó su preocupación por la violencia contra los periodistas en México.

"Instamos a las autoridades federales a investigar y garantizar el rescate rápido y seguro del periodista", manifestó Gustavo Mohme, presidente de la SIP.

De acuerdo con información recabada por la SIP, Sánchez fue amenazado varias veces en 2014 "por parte del presidente municipal y también por personas que no logró identificar".

El periodista también es conductor de un taxi y posee un modesto comercio para solventar el periódico, indicó la SIP.

Según la organización Periodistas de a pie, en el semanario de Sánchez se denuncia principalmente la corrupción de las autoridades municipales y los vacíos de poder y se publican las quejas ciudadanas como el robo de cobre e informes como las muertes violentas que se han vuelto cotidianas en los recientes meses.

La situación del periodismo en el estado de Veracruz es compleja. Durante la administración del gobernador Javier Duarte de Ochoa, que comenzó en 2010, 10 periodistas han sido asesinados. Con Sánchez, la cifra de desaparecidos asciende a cinco.

-----

La periodista de AP Gisela Salomon contribuyó con esta información desde Miami.