Eduardo Vargas anotó su cuarto gol consecutivo en eliminatorias, Jorge Valdivia fue figura en su reencuentro con la selección, y Chile aplastó 3-0 a Venezuela para adueñarse del tercer puesto en Sudamérica y colocar un pie en el Mundial de Brasil.

Vargas abrió el marcador en el Estadio Nacional a los 10 minutos tras una magistral habilitación del 'Mago' Valdivia, el zaguero Marcos González alargó la ventaja a los 29 de palomita, y Arturo Vidal selló la goleada a los 84.

Con la victoria, Chile desplazó a Ecuador del tercer puesto y suma 24 puntos, a dos de los punteros Argentina y Colombia. A falta de tres fechas, los dirigidos de Jorge Sampaoli son grandes candidatos a terminar entre los cuatro primeros que clasificarán directamente a la cita mundialista.

"Ahora dependemos de nosotros, de nuestro trabajo y seguir ganando nuestros encuentros", dijo el capitán Claudio Bravo, que disputó su partido número 73 con Chile, igualando a Nelson Tapia como el arquero con más presencias en la selección.

La gran novedad de la Roja fue el regreso de Valdivia, quien se cansó en el primer tiempo de poner estocadas a espaldas de la defensa venezolana. Así, dejó mano a mano a Vargas y Alexis Sánchez, en sendas oportunidades frustradas por la rápida salida del arquero Daniel Hernández.

"Un jugador como Valdivia no nace todos los días. Por suerte es chileno, se le echaba de menos", dijo Vidal sobre el volante que regresó tras una serie de lesiones y de haber sido marginado por el anterior entrenador nacional, Claudio Borghi, a raíz de un acto de indisciplina.

A los 10 minutos, el "Mago" picó la pelota al corazón del área venezolana, donde Vargas se deshizo con un giro de su marca y sacó un derechazo cayéndose que ingresó por el segundo palo. Fue el cuarto encuentro consecutivo de eliminatorias en que anotó Vargas, quien lleva cinco goles en las clasificatorias.

El volante César "Maestrico" González intentó una tibia respuesta con un pase en profundidad hacia el punta venezolano Salomón Rondón, lo que obligó a un cruce providencial de Gary Medel.

Pero a la media hora, Chile pareció bajar el telón al partido con un tiro de esquina cabeceado en el primer palo por Vidal. El arquero Hernández tapó con una mano, pero la pelota quedó servida para la arremetida del zaguero González, quien se arrojó de cabeza para asegurar el gol.

En la segunda mitad, el agotamiento físico de Valdivia mermó el volumen de juego de los de Sampaoli. "Cedimos un poco el protagonismo, Jorge se fue cansando un poco y Venezuela lo aprovechó", dijo el técnico de origen argentino. "Pero eventualmente el equipo se reencontró con lo hecho en el primer tiempo y terminamos ganando el partido claramente".

Venezuela, en tanto, se ahogaba en su propia impotencia y en un fallo garrafal del árbitro brasileño Sandro Meira Ricchi, quien anuló inexplicablemente a los 54 minutos un gol legítimo de cabeza de Rondón a la salida de un tiro libre.

Después de eso, el partido perdió intensidad. No obstante, todo Chile, y especialmente Vidal, querían un tercer gol.

Y a los 84, Sánchez -otra de las figuras- levantó un centro al punto penal, donde el crack de la Juventus se zambulló en el aire para vencer con un cabezazo de sobrepique a Hernández.