Atentado explosivo deja 6 muertos en Yemen

Extremistas de al-Qaida perpetraron el domingo un ataque explosivo contra una oficina de los rebeldes chiíes Huthi al sur de la capital de Yemen, donde causaron la muerte de seis de ellos y dejaron a 30 heridos, dijeron autoridades.

El atentado ocurrido en la provincia de Dhamar, a unos 100 kilómetros (62 millas) al sur de Saná, estaba dirigido contra las oficinas locales del movimiento Huthi, indicó la policía. Los Huthi han tomado el control de varias ciudades yemeníes, entre éstas la capital.

Uno de los fallecidos era un periodista que trabajaba para una estación televisiva afiliada al movimiento, dijeron rebeldes que solicitaron el anonimato porque no están autorizados a hacer declaraciones a la prensa. Los Huthi acordonaron la zona e impidieron a personas tomar fotografías.

El grupo local afiliado a al-Qaida en Yemen se adjudicó el ataque en un mensaje en Twitter.

Los Huthi, que tienen el apoyo del depuesto presidente Alí Abdulá Sale, son una de las facciones yemeníes más poderosas enfrascadas en una sangrienta lucha por el poder con el presidente Abed Rabbo Mansur Hadi.

El movimiento afirma que enfrentan a al-Qaida y combaten la corrupción. Los detractores de los Huthi los consideran elementos al servicio de Irán, que es chií, aunque el movimiento rechaza esa aseveración.

Un atacante suicida hizo estallar sus explosivos el miércoles durante una ceremonia de los Huthi para conmemorar el nacimiento del profeta Mahoma, con resultado de 24 muertos y unos 50 heridos en un lugar al sur de la capital.

Otros enfrentamientos ocurridos en el este entre miembros de tribus y efectivos del ejército dejaron seis soldados y dos hombres locales muertos días antes del ataque explosivo, en tanto que hombres armados mataron el sábado a dos combatientes Huthi.

Los Huthi reforzaron recientemente sus medidas de seguridad y aumentaron el despliegue de elementos en Saná por temor a ataques de extremistas de al-Qaida.

En un incidente separado, el ministerio de Defensa indicó que un presunto extremista de al-Qaida mató a tiros a un general brigadier en la provincia de Shabwa, en el sureste del país.