EEUU: Rostros frescos llegan al Congreso

El índice de aprobación a los legisladores federales ronda el 15%, pero hay un grupo de personas contentas: los legisladores recién electos.

La Cámara de Representantes recibirá a 58 legisladores la próxima semana -- 48 republicanos y 15 demócratas -- lo que aumentará la mayoría de los primeros a 246, la mayor desde la Gran Depresión.

En el Senado, 13 recién llegados, 12 de ellos republicanos, jurarán el cargo, lo que cambiará el control en ese foro a manos republicanas gracias a una mayoría de 54 votos.

Los rostros frescos llevarán una nueva diversidad racial y de género en el Capitolio, con 104 mujeres en la Cámara y el Senado, y casi 100 legisladores negros, hispanos y asiáticos. Entre ellos están la mujer más joven elegida al Congreso, Elise Stefanik, de 30 años y representante por Nueva York, y la primera republicana negra, Mia Love, de Utah.

Al acercarse su ingreso a la legislatura, varios de los novicios dijeron que tienen esperanzas de calmar la atmósfera partidista en Washington, mostrar al público que pueden gobernar y, quizás, elevar el índice de aprobación del Congreso por encima de 20%.

"Esta elección no fue un espaldarazo a ninguno de los dos partidos, fue una condena de las políticas del presidente, pero también a la disfuncionalidad del gobierno", dijo el representante electo Carlos Curbelo, republicano por Florida.

Stefanik, republicana, es una de varios jóvenes que llevan sangre fresca al Capitolio, donde muchos legisladores, especialmente senadores, tienen más de 70 años. Otros son los demócratas Seth Moulton, de 36 años y de Massachusetts, y Rubén Gallego, de 35 años y de Arizona. Los tres se graduaron de la Universidad de Harvard y tienen amigos comunes, dice Gallego.

Gallego dijo además que los tres han discutido áreas de cooperación, como inversiones en infraestructura y la reducción de los costos de la enseñanza universitaria.

En contraste, dos de los recién llegados no son nuevos en el mundo de Washington.

En Michigan, la demócrata Debbie Dingell remplaza a su esposo, John Dingell, que se retiró.

En Virginia, la republicana Barbara Comstock remplaza a su ex jefe Frank Wolf, a quien asistió antes de ser elegida a la Cámara.

Los legisladores republicanos en ambos foros siguen siendo en fundamental hombres blancos, pero algunos de los nuevos rompen el molde.

Además de Stefanik y Curbelo, que es hispano, el partido tiene ahora dos representantes negros -- Love y Will Hurd. Hay además un senador negro, 10 hispanos en la cámara baja y dos senadores hispanos. Hay 22 mujeres republicanas en la Cámara de representantes y seis en el senado.