EEUU: Examinan acuerdos laborales de no competencia

La trabajadora de un restaurante de comida rápida Caitlin Turowski tiene una cosa en común con los altos ejecutivos empresariales: Cuando renunció a su empleo no podía trabajar para un negocio de la competencia.

Contratada como chofer de entregas a domicilio para al restaurante de sándwiches Jimmy John's y más adelante ascendida a subgerente, Turowski dice que firmó un acuerdo de no competencia por dos años que le prohíbe trabajar para rivales en un área de tres millas de cualquier Jimmy John's.

Agobiada por largas horas de trabajo y baja paga, Turowski renunció en julio y poco después comenzó a trabajar para una compañía de telemercadeo de seguros, por menos sueldo. Ella pudiera ganar más como camarera o en un bar, pero tiene miedo a ser demandada.

"Estamos pasando trabajos", dice Turowski, ahora parte de una demanda por violaciones salariales y el acuerdo de no competencia.

Esos acuerdos son más conocidos en los contratos de altos ejecutivos que tienen secretos comerciales de interés a competidores. Sin embargo, documentos en las cortes muestran que las restricciones han maniatado también a doncellas en Chicago, una manicurista en Texas, instaladores de televisión por cable en Michigan y trabajadores agrícolas en Washington. En octubre, congresistas demócratas les pidieron a la Comisión federal de Comercio y al departamento de Trabajo que investiguen.

Los acuerdos para trabajadores de bajos salarios pudieran atraparles en sus puestos actuales, lo que permite a sus empleadores pagarles menos, dicen expertos. "Tiene un efecto paralizante en las personas a la hora de tratar de buscar empleo, porque temen ser demandadas", Kathleen Chávez, abogada de Turowski y otros. "No es como para los trabajadoras altamente calificados y bien pagados, que pueden decir: 'Está bien, demándame, yo me defiendo'''.

Las empresas pudieran usar los acuerdos de no competencia porque temen perder dinero entrenando a trabajadores que luego renuncian o llevan secretos comerciales a un rival.

"Uno ciertamente no quiere que alguien de la competencia conozca lo que tienes", dijo el portavoz de Home Depot Stephen Holmes. La cadena minorista firma contratos de no competencia con sus altos ejecutivos.

Los expertos dicen que hay evidencia de que esos acuerdos limitan la paga de ejecutivos y la misma tendencia pudiera ser aplicable a trabajadores de bajos ingresos.

"Si no puedes renunciar, no tienes influencia", dijo Matthew Marx, profesor de la Facultad de Administración del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus iniciales en inglés).

Una treintena de estados permiten a los jueces reescribir acuerdos de no competencia considerados defectuosos, de acuerdo con Russell Beck, un abogado de ley corporativa que realiza revisiones nacionales. En unos pocos estados, dijo, los jueces pueden anular cláusulas problemáticas pero mantener el acuerdo. Media decena de estados requieren que los jueces anulen completamente los acuerdos de no competencia si cualquier parte tiene problemas legales. Tres estados prohíben esos acuerdos.

___

Ray Henry está en Twitter como: http://twitter.com/rhenryAP