Mejor clima ayuda a combatir incendio en Australia

Condiciones climatológicas más frescas el domingo ayudaban a cientos de bomberos en su combate a un extenso incendio forestal que obligó a miles de personas a abandonar sus casas en el sur de Australia.

El fuego ha destruido una decena de viviendas en las colinas de Adelaida en el sur de Australia, y se teme que se hayan perdido otras 20, dijo el jefe de gobierno estatal Jay Weatherill. Veintidós personas han resultado heridas, aunque no de gravedad, señaló.

Las condiciones calurosas y con viento que propagaron el fuego desde el viernes disminuyeron el domingo, lo que motivó a las autoridades a reducir la alerta de peligro del nivel más alto en el que estaba. Los bomberos trabajaban para despejar caminos, y la policía espera que algunos residentes puedan regresar a sus viviendas el domingo por la mañana, señaló el comisionado Gary Burns.

"Estaremos reabriendo las áreas una vez que sea seguro hacerlo", dijo Weatherill. "Sin embargo, siguen existiendo serios riesgos asociados a la caída de árboles y cables de conducción eléctrica".

Residentes de 19 comunidades se vieron obligados a desalojar el lugar a medida que el incendio ganaba fuerza. Una gran cantidad de gatos y perros murieron cuando el fuego destruyó una perrera.

Varios bomberos fueron atendidos por problemas leves como inhalación de humo, pero no se reportaron lesiones graves, señaló el Servicio de Bomberos del Condado.

En el vecino estado de Victoria, la lluvia había ayudado a los bomberos a controlar otro fuego peligroso que destruyó una casa. Las advertencias de incendio fueron disminuidas el domingo en todo el estado y los residentes estaban regresando a sus viviendas.

Los incendios forestales destructivos son comunes en toda Australia durante los meses de verano. En 2009, fuegos de este tipo dejaron 173 muertos y más de 2.000 casas destruidas en Victoria.