México: Exculpan a uno de ataque a periodista

Un presunto sicario al servicio de un cartel de las drogas fue exonerado de acusaciones sobre su participación en el intento de asesinato en 1997 del periodista mexicano Jesús Blancornelas, reconocido por sus trabajos de investigación sobre el narcotráfico en México.

Un juez federal resolvió que Marco Quiñones, alias "El Pato" y señalado como sicario del cartel de los hermanos Arellano Félix, "no es penalmente responsable" del intento de homicidio de Blancornelas, según el fallo judicial al que tuvo acceso el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus silgas en inglés) de Nueva York y que compartió el viernes con The Associated Press.

Quiñones fue detenido en 2003 en el estado norteño de Baja California y señalado de ser asesino a sueldo del cartel de Tijuana o de los hermanos Arellano Félix.

Fue acusado entre otras cosas de haber participado en un ataque a tiros en 1997 contra Blancornelas, fundador del semanario Zeta, en una aparente represalia por sus investigaciones sobre el mundo de las drogas. El periodista resultó herido de gravedad, aunque su guardaespaldas murió.

Carlos Lauria, coordinador para las Américas del CPJ, lamentó el fallo.

"Para mí es terrible el mensaje que envía a la prensa mexicana", dijo Lauria a la AP. "Resalta el sombrío registro de impunidad que México tiene en el asesinato de periodistas... es realmente indignante", añadió.

México ha sido señalado en los últimos años como uno de los países más peligrosos para ejercer la profesión.

Las cifras sobre ataques a periodistas varían. Mientras la Comisión Nacional de Derechos Humanos señala que desde 2000 han sido asesinados 85 periodistas, la CPJ registra el homicidio de 69 desde 1994, de los cuales señala que a 28 los mataron por razones de su trabajo.

Directivos del semanario Zeta no habían respondido a un correo electrónico enviado por la AP para conocer su opinión y saber si aún se puede apelar el caso.

El fallo no señala las razones para encontrarlo exonerarlo. Sin embargo, Quiñones permanecerá en prisión debido a que enfrenta una sentencia de 12 años por delincuencia organizada.

Blancornelas renunció en abril de 2006 como director del semanario Zeta, con sede en la ciudad fronteriza norteña de Tijuana, debido a que consideraba que su edad ya era avanzada. En noviembre de ese mismo año el periodista murió de una enfermedad crónica a los 70 años.

Ganador de varios premios periodísticos, Blancornelas fundó Zeta con Héctor Félix Miranda, quien fue asesinado a tiros en 1988. En el 2004, hombres armados dispararon y mataron al director adjunto Francisco Ortiz mientras estaba sentado en su coche con sus hijos pequeños.