Amenaza de protesta, nuevo desafío del Rally Dakar

Tras reinar entre las motos, el francés Cyril Despres debutará en autos en el Rally Dakar Sudamérica que arrancará el sábado en forma simbólica desde Buenos Aires y cuyos pilotos tendrán que superar escollos como el lago más salado del planeta en Bolivia, el desierto más árido del mundo en Chile y una amenaza de protesta de indígenas en el norte de Argentina.

Esos tres países serán escenario de la carrera que por séptima vez se corre por territorio sudamericano y que finalizará el 17 de enero en Argentina. Con la intención de recorrer la prueba de unos 9.200 kilómetros (5.717 millas), figuran inscritos 428 pilotos de 53 nacionalidades distintas.

Cinco veces monarca sobre las dos ruedas, Despres formará parte del equipo Peugeot en el que tendrá como compañeros al también francés Stéphane Peterhansel, que totaliza 11 victorias en esta prueba --seis en motos y cinco en autos-- y el español Carlos Sainz, campeón en 2010.

"Extraño un poco las motos, pero uno se siente muy seguro arriba de un auto, protegido con placas de carbono y demás", destacó Despres. "Pero en un Dakar nunca hay nada seguro, uno quiere tener todo controlado pero por ahí todo se complica".

En su regreso al tras un 25 años de ausencia, Peugeot tendrá como principal rival a un equipo Mini cuyas principales cartas son el favorito español Nani Roma y el catarí Al-Attayah Nasser, además del polaco Krzyztof Holowczyc y el argentino Osvaldo Terranova.

"Vengo a ganar el Dakar otra vez", afirmó Roma a su llegada a la capital argentina. "Ahora tengo motivaciones nuevas como la llegada de Peugeot, ya que el ingreso de una marca tan fuerte obliga a elevar los parámetros de todos los participantes".

Entre las motos, el campeón de la edición anterior Marc Coma y su escolta Jordi Viladoms, ambos españoles, emergen como favoritos en un fuerte equipo KTM que completan el portugués Ruben Faría y el inglés Sam Sunderland, mientras que el español Juan Barreda y el portugués Paulo Goncalvez (Honda) son otros pilotos que podrían dar de qué hablar.

En cuadriciclos, el chileno Ignacio Casale, campeón de 2014, el polaco Rafal Sonik y el uruguayo Sergio Lafuente figuran entre los principales candidatos al título.

El clásico entre los "gigantes del desierto", los camiones, debería ser animado por ruso Andrey Karginov (Kamaz) y el holandés Gerard De Roy (Iveco), primero y segundo en 2014.

Entre los principales escollos del Dakar figuran el salar de Uyuni, en Bolivia, el mayor desierto de sal del planeta y a unos 3.600 metros (11.811 pies) de altitud; el desierto de Atacama en Chile, el más árido del mundo; así como los desniveles de los Andes.

En la antesala de la carrera, comunidades indígenas de la provincia de Jujuy, en el norte argentino, se declararon en estado de "permanente movilización y alerta" al pronunciarse por el paso del Dakar por sus territorios.

Los originarios subrayaron en un comunicado conjunto que en la pasada edición, tras el paso de la caravana quedaron caminos en mal estado, animales muertos o desorientados y las salinas con barro.

La largada simbólica será en la Plaza de Mayo, en Buenos Aires, frente a la casa de gobierno, y un día después comenzará la fase de competencia desde la localidad bonaerense de Baradero hasta la ciudad cordobesa de Villa Carlos Paz.

El rally, que se disputa desde 1979, siempre se realizó entre Europa y Africa hasta que la carrera del 2008 se canceló por temor a actos terroristas y después mudó la sede a Sudamérica.