Oposición siria se apresta a analizar plan ruso de paz

El principal grupo de la oposición siria respaldado por Occidente comenzó el viernes una reunión de tres días para analizar una serie de temas, entre ellos una iniciativa rusa para mantener conversaciones de paz en Moscú y negociar una solución a la guerra civil en Siria.

Se espera que la Coalición Nacional Siria elija también un nuevo presidente durante el encuentro a puerta cerrada en Estambul.

La reunión se produce en medio de un intento del gobierno ruso, un partidario clave del presidente Bashar Assad, para tratar de reunir en Moscú a representantes del gobierno y la oposición de Siria a fin de que conversen sobre cómo poner fin a una guerra civil que ha causado más de 200.000 muertes.

Los diplomáticos rusos han sido acercándose a las partes en las últimas semanas para sondear su disposición a asistir a la reunión que el Kremlin ha dicho que espera convocar después del 20 de enero.

La Coalición no ha descartado participar, pero hasta ahora ha insistido en que cualquier acuerdo negociado deberá basarse en la llamada plataforma de Ginebra, que establece que debe haber una transición política hacia la democracia mediante la formación de un órgano de gobierno de transición que tenga poderes ejecutivos plenos.

El gobierno de Assad se ha dicho dispuesto a asistir a conversaciones "preliminares", pero dijo que deben allanar el camino para una conferencia en territorio sirio.

Rusia ha dicho que la primera etapa de las conversaciones incluiría a representantes de grupos de la oposición interna tolerada por el gobierno sirio como a grupos de la oposición con base en el extranjero, entre ellos la Coalición. En la siguiente etapa, dijo, se les unirían los representantes del gobierno sirio.

Por otra parte, el enviado de la ONU Staffan de Mistura está tratando de frenar las masacres en Siria mediante un plan que pide "congelar el conflicto" en la ciudad norteña de Alepo. Ha dicho que su plan sería parte de una solución más amplia a la guerra.

Hasta el momento hay pocos indicios de que el plan de la ONU o la iniciativa rusa tengan posibilidades reales de éxito, pero los analistas dicen que hay más oportunidades ahora luego de las pérdidas recientes del gobierno en el norte y sur del país, así como del creciente resentimiento hacia Assad entre sus partidarios tradicionales, sobre todo después de los asesinatos en masa de soldados por parte de milicianos.