Traficantes de migrantes usan barcos en piloto automático

Los contrabandistas que transportan migrantes a Europa por mar han adoptado al parecer una nueva y más peligrosa táctica: llenan un barco grande de carga con cientos de ellos, colocan la embarcación en piloto automático para que se estrelle contra una costa y entonces abandonan el timón.

Ha ocurrido en dos ocasiones en el lapso de tres días, y ambos episodios pudieron haber terminado en tragedia si los barcos no hubieran sido interceptados en el mar.

En el incidente más reciente de este tipo, el barco de carga Ezadeen fue detenido con aproximadamente 450 migrantes a bordo después que contrabandistas lo enviaron a alta velocidad hacia la costa en mares agitados sin nadie al mando. Autoridades italianas bajaron desde un helicóptero a ingenieros y electricistas a la embarcación sacudida por olas para asegurarla, y la Guardia Costera de Islandia remolcó el barco al puerto italiano de Corigliano a última hora del viernes.

Se colocó una enorme tienda de campaña en el muelle para que los migrantes pudieran comer y tomar agua. El canal de noticias italiano Sky TG24 dijo que después de que se revisen sus documentos, los migrantes serán enviados a albergues. Será evaluada su solicitud de asilo.

Marini dijo que entre los migrantes hay niños y mujeres embarazadas, que se cree son en su mayoría sirios. El barco de carga, con bandera de Sierra Leona, aparentemente zarpó de Turquía.

Un avión de patrullaje de la Guardia Costera italiana había detectado el jueves al barco Ezadeen de 66 metros de largo (220 pies) a aproximadamente 145 kilómetros (90 millas) al este de la región italiana de Calabria y se puso en contacto con la embarcación para ver si necesitaba asistencia.

"No había tripulación, y un migrante, una mujer, tomó la llamada", señaló Marini. "Ella dijo: 'Estamos solos. Por favor ayúdennos. Estamos en peligro'''.

Dos días antes, el Blue Sky M, un barco de carga con bandera de Moldavia con cerca de 800 migrantes a bordo, fue abandonado de manera similar por contrabandistas que pusieron la embarcación en piloto automático en curso de colisión con la costa sur de Italia, indicaron las autoridades.

A pesar de viento y oleaje fuerte, funcionarios de la Guardia Costera fueron descendidos al puente de mando del barco y consiguieron recuperar el control del timón alrededor de media hora antes de que fuera a chocar con la costa, dijo Marini.

Más de 170.000 migrantes fueron interceptados o rescatados por la Marina, la Guardia Costera y la Fuerza Aérea de Italia el año pasado. La aparentemente nueva táctica de los traficantes de abandonar los barcos complica los esfuerzos de rescate, dijo Marini a la radio italiana, "pero lo importante es que salvamos vidas".