Ex ministro: Fondo para asentamientos israelíes es corrupto

El ex ministro de Finanzas de Israel dijo el jueves que la premura del gobierno para asignar el mes pasado decenas de millones de dólares a asentamientos en Cisjordania equivale a corrupción, buscando vincular el sigiloso gasto a una creciente ola de escándalos desatados antes de las elecciones de marzo.

Con las acusaciones, el ex ministro Yair Lapid apuntó de manera sutil al poderoso movimiento colonizador de Cisjordania, cuyos aliados en el Parlamento parecen estar abocados a tener un resultado electoral fuerte.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu despidió a Lapid el mes pasado por lo que calificó como deslealtad. La acción condujo al colapso del gobierno de coalición y el llamado a elecciones anticipadas.

Lapid dijo que, antes de su despido, fue llamado a una reunión con Netanyahu y otros ministros en la que le dijeron que querían transferir 300 millones de shequels (76 millones de dólares) a los asentamientos en Cisjordania. Lapid agregó que trató de bloquear los fondos, pero que una vez que fue despedido, el dinero fue rápidamente asignado antes de que se disolviera el Parlamento.

Lapid calificó los fondos como "dinero que va directamente a quienes votan por ellos en las elecciones primarias".

"Me dieron la impresión de que si no transfería el dinero entonces el gobierno podría colapsar. Me negué, porque eso es corrupción", enfatizó Lapid.

El mes pasado, la policía israelí dijo que estaba investigando a decenas de figuras públicas y políticos vinculados al Partido Yisrael Beitenu, de quienes se sospecha de nepotismo y de trasferir de manera ilegal fondos a partidarios.

Las declaraciones de Lapid ocurrieron después de que los palestinos anunciaron que se unirían a la Corte Penal Internacional, donde podrían impugnar la construcción de asentamientos israelíes. Los palestinos y la mayor parte de la comunidad internacional consideran que la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania y en la parte este de Jerusalén, territorios capturados que reclaman los palestinos, es ilegal o ilegítima.

La oficina de Netanyahu dijo el jueves que Israel era "un Estado legítimo con un ejército ético que cumple todas las leyes internacionales", mientras que la Autoridad Palestina estaba "aliada con una organización terrorista, Hamas, que perpetra crímenes".

La Autoridad Palestina, que cuenta con el respaldo de Occidente, y Hamas acordaron formar un gobierno de unidad el año pasado, pero aún no se ha implementado el acuerdo.