Tres atentados en zona indígena chilena

Dos atentados incendiarios y un ataque a disparos a una patrulla policial marcaron el inicio del año en la conflictiva zona chilena de La Araucanía, donde grupos de indígenas mapuches luchan por la recuperación de sus tierras ancestrales, informó la policía el jueves.

En uno de los ataques, desconocidos quemaron un cargador frontal y una retroexcavadora perteneciente a una microempresaria, y en otro atentado encapuchados abrieron fuego contra una patrulla policial que realizaba labores de vigilancia, sin que se registraran heridos.

El ataque más grave se registró la madrugada del jueves en un predio rural, donde desconocidos quemaron tres camiones y una trilladora. El atentado fue repelido por un vigilante, quien hirió a disparos en el pecho y en la cara a un indígena mapuche, que se encuentra en peligro de muerte, según los informes oficiales.

Las acciones violentistas se registraron en zonas rurales de la región de La Araucanía, un área de 32.000 kilómetros cuadrados distantes entre 600 y 700 kilómetros al sur de Santiago, enmarcadas en el llamado conflicto mapuche, originado en la reclamación de tierras ancestrales por parte de grupos indígenas, que ahora están en manos de empresas agrícolas o forestales.

Hace una semana desconocidos colocaron dos bombas artesanales en sendas sedes policiales en Temuco, la capital regional.

En el siglo XV, los mapuches ocupaban el sur de lo que hoy es Chile a la llegada de los españoles, a los que combatieron por tres siglos. Estos indígenas destacaban por su fiereza, hasta que fueron dominados por el Estado chileno, que los redujo por las armas y los acorraló a zonas del sur, donde la mayoría vive en medio de una gran pobreza.