Imputan a jefe de ejército argentino por desaparición

El jefe del Ejército argentino, teniente general César Milani, fue imputado por la justicia del país por su supuesta participación en la desaparición de un soldado durante la dictadura argentina entre 1976 y 1983.

La fiscalía solicitó al juez Daniel Bejas que cite a declarar al militar tras haberlo imputado por los delitos de encubrimiento y falsedad ideológica de documentos públicos relacionados con la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo en 1976, cuando se encontraba en la provincia norteña de Tucumán cumpliendo el servicio militar obligatorio, informó el diario La Nación.

Milani firmó el acta, presuntamente falsificada, que declaraba a Ledo desertor.

El fiscal Carlos Brito acusa al jefe militar de no indagar lo que pasó con Ledo. "No consta que Milani le haya tomado declaración a ninguno de los conscriptos compañeros del presunto desertor ni a sus superiores; no averiguó si había recibido malos tratos; no determinó si existían cómplices o encubridores; y en cuestión de horas concluyó lo que tenía tres días de plazo para realizar", señaló en su resolución, según cita La Nación.

"Bajo la apariencia de una supuesta deserción, con su nula actividad perquisitiva (Milani) encubrió la privación ilegítima de libertad agravada y homicidio agravado en concurso real en perjuicio de Ledo, mientras se encontraba prestando el servicio militar, falsificando ideológicamente las actuaciones administrativas que estaban a su cargo", apuntó.

La versión periodística indicó que la defensa de Milani a su vez presentó dos recursos solicitando la desestimación de la prueba documental sobre la supuesta deserción y otra contra el fiscal Brito por "temor de falta de objetividad".

El juez Bejas tendrá que decidir ahora si cita a Milani a declarar y admite alguno de los recursos de la defensa. Ya en agosto de 2013. Había dispuesto el procesamiento y prisión preventiva de Esteban Sanguinetti, jefe del batallón del desaparecido soldado y superior de Milani en aquel entonces, por considerarlo responsable del secuestro y homicidio calificado de Ledo.

Milani fue nombrado en diciembre de 2013 como jefe del Ejército a instancias del gobierno de la presidenta Cristina Fernández, pese a las críticas de organismo civiles que le acusaban de violaciones a los derechos humanos y de participar en la represión ilegal de disidentes durante la dictadura argentina.

El secretario general de la presidencia argentina, Aníbal Fernández, dijo a radio Nacional Rock que si Milani resulta procesado será seguramente retirado de su cargo.

Afirmó que el nombramiento de Milani logró el acuerdo del Senado porque cuando se analizó el expediente "no había absolutamente nada, de hecho en ninguna causa fue procesado, no había elementos hasta ahora".

Sin embargo "si el día de mañana existiera algún elemento que le diera la razón a un juez para dictar el auto de procesamiento, seguramente pasará a retiro como la presidenta lo hizo oportunamente" en otros casos, señaló.