Policía mata a joven negro que sacó un arma en Missouri

El alcalde de Berkeley, un suburbio de St. Louis, Missouri, exhortó a la calma el miércoles después de que un agente blanco mató a un negro de 18 años que según la policía le apuntó con una pistola, lo que reavivó las tensiones que han persistido desde la muerte de Michael Brown en el vecino Ferguson.

Unas 300 personas llegaron a la gasolinera donde Antonio Martin fue baleado el martes por la noche y arrojaron piedras y ladrillos en una escena que hizo recordar las protestas en ocasiones violentas que siguieron a la muerte de Brown, un joven negro que estaba desarmado y que fue baleado por un agente blanco.

Pero a diferencia del tiroteo con Brown, que no fue captado en video, el alcalde de Berkeley, Theodore Hoskins, dijo que las tomas de vigilancia parecen mostrar que Martin apuntó al agente con un arma cuando el oficial de 34 años lo cuestionaba a él y a otro hombre en relación con un robo en una tienda de enseres básicos.

"Uno ni siquiera podría comparar esto con Ferguson o el caso Garner en Nueva York", dijo Hoskins, refiriéndose a la muerte por asfixia de Eric Garner, otro hombre negro que falleció a manos de un policía blanco.

Hizo notar también que, a diferencia de Ferguson --donde una fuerza policial integrada en su mayor parte por blancos da servicio a una comunidad mayoritariamente negra_, más de la mitad de los agentes en esta ciudad de 9.000 habitantes son negros, incluidos funcionarios de los altos mandos.

Jon Belmar, jefe de la policía del condado St. Louis, no proporcionó más detalles en torno al robo sobre el que se le preguntó a Martin. El oficial dijo que Martin sacó una pistola 9mm cargada y el agente hizo tres disparos mientras trastabillaba hacia atrás. Una de las balas alcanzó a Martin, que no usó su arma. Murió en el lugar.

"No sé por qué el señor no disparó, ya sea que su pistola se trabó o no pudo quitarle el seguro", dijo el abogado Brian Millikan, que representa al policía. Consideró que el agente tiene suerte de estar vivo, y ciertamente que no tenía otra opción que utilizar la fuerza.

La policía buscaba el miércoles al otro hombre, que huyó corriendo.

Belmar dijo que Martin tenía antecedentes delictivos que incluyen tres cargos de agresión, cargos de robo a mano armada, acción delictiva armada y uso ilegal de un arma.

Los mensajes telefónicos que se les dejaron a sus padres no fueron devueltos. Su madre, Toni Martin-Green, le dijo al periódico St. Louis Post-Dispatch que Antonio era el mayor de cuatro hijos.

"Es como cualquier otro chico que tenía sueños y esperanzas", señaló. "Nos encantaba andar con él. Te hacía sonreír".

Es la tercera muerte a tiros de un sospechoso negro a manos de un policía blanco en el área de St. Louis desde el fallecimiento de Brown. Kajaime Powell, de 25 años, fue abatido el 9 de agosto tras acercarse a policías en St. Louis con un cuchillo. Vonderrit Myers Jr., de 18, murió el 18 de octubre luego de que presuntamente le disparó a un policía.

Todos los fallecimientos han generado protestas.