Las autoridades de El Salvador implementaron un sistema de telefonía pública controlada en las cárceles del país y bloquearon señales de celulares ante una serie de casos de reos involucrados en extorsiones.

El ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Perdomo, inauguró el jueves el moderno sistema de telefonía en la cárcel central del municipio de Jucuapa, una de las 19 prisiones del país, ubicada a unos 100 kilómetros al este de la capital.

"Estamos no sólo dándole una comunicación básica a los privados de libertad sino que, por otro lado, asegurando que no se cometan ilícitos a través de llamadas telefónicas", dijo Perdomo en conferencia de prensa.

Explicó que cada reo tendrá una tarjeta con un código para poder llamar en horarios especiales a sus familiares, quienes deberán comprar las recargas de éstas en tiendas designadas por las autoridades.

El nuevo plan incluye la instalación de un sistema de bloqueo de señales de celulares en los centros penales, desde donde en los últimos años se han detectado extorsiones luego del ingreso ilícito de esos aparatos, agregó el ministro.

Perdomo indicó que el sistema será extendido al resto de los 18 centros penitenciarios distribuidos en los 14 departamentos del país, que albergan a más de 25.000 reos, pandilleros en su mayoría.

La Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) mostró recientemente su preocupación ante las extorsiones en el país y aseguró que rondan los 18 millones de dólares anuales.

Arnoldo Jiménez, director ejecutivo de la ANEP, dijo que tan sólo las micro y pequeñas empresas de El Salvador gastan entre 1 y 1,5 millones de dólares mensuales en el pago de "renta" a grupos de criminales.