Honduras: suspendido fiscal que liberó a pilotos

El gobierno suspendió el jueves por tiempo indefinido a un jefe de fiscales que ordenó liberar a dos pilotos mexicanos arrestados hace cuatro días por viajar en una avioneta decomisada por presuntamente transportar drogas a Honduras.

El fiscal suspendido es Adonay Padilla, quien tiene sus oficinas en La Ceiba, unos 350 kilómetros al norte de Tegucigalpa, sobre el Caribe.

"Se decidió suspender en su cargo a Padilla porque no estamos satisfechos con su actuación en este caso", dijo en rueda de prensa en La Ceiba el fiscal general Oscar Chinchilla.

Chinchilla viajó la víspera a La Ceiba tras conocer que Padilla puso en libertad a los pilotos. El Congreso nombró el sábado a Chinchilla en el puesto por un período de cinco años.

"Queremos dejar bien claro que la nueva política es que aplicaremos las sanciones disciplinarias cuando nuestros funcionarios no actúen de manera correcta", subrayó.

Padilla tenía 13 años de ser jefe de fiscales.

El capitán Luis Fernando Zepeda Chavarría, de 38 años, y su copiloto, Arturo Fajardo Bonilla, de 40, son buscados por la policía. Los dos llegaron el domingo al Aeropuerto Internacional Golosón de La Ceiba en una lujosa avioneta sin asientos y sin plan de vuelo. Ese día fueron detenidos y puestos a la orden de la fiscalía.

Los pilotos afirmaron que llegaron a Honduras para trasladar mercadería, que no especificaron, según la policía. Tampoco identificaron a los dueños de la nave ni a la empresa en la que laboran.

Posteriormente, el ministro de Defensa Marlon Pascua señaló que en la aeronave se detectaron residuos de cocaína y numerosas manchas rojas, que presumen son de sangre.

Las autoridades sospechan que la nave aterrizó en una pista clandestina de tierra para supuestamente entregar drogas.

Cifras oficiales indican que en 2011 aterrizaron en el país unas 156 avionetas con más de 50 toneladas de cocaína, mientras que en 2012 esa cantidad fue de 65.

Según el gobierno, al territorio hondureño ingresan cada diez días dos avionetas con drogas, para ser enviadas a Estados Unidos.

El ejército y la policía han destruido en un año más de 70 pistas de aterrizaje clandestinas y desde 2011 han interceptado cinco submarinos cargados de droga en el Atlántico, cuatro se hundieron y otro fue rescatado en octubre pasado.

Por Honduras pasa 79% de la cocaína que llega a México desde Sudamérica con destino a Estados Unidos, según las autoridades.