Dominicana: defienden a ex nuncio investigado

La iglesia católica dominicana aseguró el miércoles que no existe ninguna denuncia formal sobre abuso sexual infantil contra el ex nuncio apostólico Józef Wesolowski, pero se negó a dar detalles de la reciente remoción del sacerdote polaco por parte del Vaticano, y quien en este país es investigado por pederastia.

Las familias de varios menores de edad denunciaron a finales de mayo ante la prensa agresiones sexuales a monaguillos por parte de Wojciech, quien en ese momento se encontraba de vacaciones en Polonia. El sacerdote no ha vuelto a República Dominicana, pero ha hablado con medios de comunicación locales para insistir en su inocencia. Sólo una familia presentó una querella formal, mientras surgieron voces que lo defienden.

"Las autoridades sacerdotales van evaluando año por año a cada sacerdote, no necesariamente puede ser un asunto penal (la destitución de Wesolowski)", dijo el sacerdote Manuel Ruiz, quien actuó como vocero en una rueda de prensa de la Conferencia del Episcopado Dominicano.

Pedro Joaquín Domínguez, secretario general del Episcopado, también destacó que "hasta ahora no hay ninguna acusación (contra Wesolowski) de abuso a menores".

Wesolowski, de 65 años y quien fungía como representante del Vaticano desde 2008, fue retirado de forma abrupta el pasado 21 de agosto y el miércoles las autoridades judiciales dominicanas anunciaron la apertura de una investigación para determinar la veracidad de los rumores vertidos en un programa de televisión sobre supuestos vínculos del ex nuncio con abuso sexual infantil.

Francisco Domínguez Brito, procurador general, había aclarado que ordenó la investigación con base en el reciente reportaje de televisión en el que algunas personas vincularon a Wesolowski con la pederastia, pero sin dar evidencias concretas, ni detalles de las eventuales víctimas.

El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, había confirmado el miércoles en un mensaje de correo electrónico a The Associated Press que Wesolowski fue llamado a la Santa Sede y removido de sus funciones en medio de las indagatorias en República Dominicana, pero tampoco ofreció ninguna pista sobre la investigación.

El sacerdote Ruiz recordó que Wesolowski fue incluso retirado por el Vaticano antes de que se difundiera el reportaje en el que la veterana periodista Nuria Piera, directora de noticias de la cadena NCDN, difundiera las versiones de la supuesta pederastia.

En el video, Pedro Espinal, dirigente de un grupo comunitario del poblado Juncalito, 200 kilómetros al noroeste de la capital, dijo que fue testigo de que Wesolowski había dormido en la misma habitación con varios monaguillos en una casa de descanso en la playa de Juan Dolio.

Espinal, quien con otros residentes de Juncalito acudió a la rueda de prensa en la sede de la Conferencia del Episcopado, aseguró que sus declaraciones fueron malinterpretadas y el video editado para que pareciera que hacía una denuncia falsa contra Wesolowski.

"Todo es mentira", insistió. Explicó a The Associated Press que fue entrevistado el 4 de junio pasado para un reportaje sobre las denuncias de supuesto abuso sexual que habían surgido en aquel momento en contra del sacerdote de Juncalito, Alberto Gil Wojciech, también polaco y amigo de Wesolowski.

Espinal había dicho en el reportaje de NCDN que Wojciech llevaba a los monaguillos a la casa de descanso del ex nuncio en la playa, pero aclaró a The Associated Press que emitió aquellas declaraciones sobre el viaje celebrado en 2009 cuando aún no tenían información suficiente de las versiones de los monaguillos.

Sergio Rodríguez, diácono de Juncalito y quien también se presentó a la conferencia de prensa, explicó que al campamento celebrado en 2009 en la casa de playa asistieron 48 niños y ocho adultos, entre ellos seis padres de familia, y "todos dormimos en el suelo, en colchones" y nadie notó nada extraño.

Aunque la iglesia insistió en que no existen denuncias concretas contra Wesolowski, el único cardenal dominicano y presidente del Episcopado, Nicolás de Jesús López, pidió a la justicia en un mensaje leído por el sacerdote Pedro Joaquín Domínguez "actuar con firmeza y claridad, en base a investigaciones muy serias, estableciendo las sanciones" penales.

En su menaje, López no se refería de forma particular al caso de Wesolowski, sino a las denuncias contra Wojciech, que son investigadas por una fiscalía, y contra el sacerdote Juan Manuel de Jesús Monta, a quien tres mujeres señalaron la semana pasada haber sido agredidas sexualmente, hace varios años, cuando ellas eran menores de edad. Ninguna de las mujeres ha presentado querellas contra el sacerdote.