Pese a todos sus éxitos en la Copa Mundial, Italia nunca se ha clasificado faltando dos fechas en las eliminatorias.

Pero eso es exactamente lo que los cuatro veces campeones mundiales pueden hacer si vencen sus dos compromisos de clasificación mundialista --ambos como locales-- contra Bulgaria y la República Checa.

Italia lleva cuatro puntos de ventaja sobre Bulgaria en el tope del Grupo B de clasificación europea. Le sigue la República Checa a cinco. Más abajo están Armenia y Dinamarca y en la cola Malta.

Italia recibirá a Bulgaria en Palermo el viernes, mientras los checos enfrentarán a Armenia en Praga y Dinamarca visitará a Malta.

Se conjetura que en cuanto Italia se clasifique el técnico Cesare Prandelli anunciará sus planes de dejar la selección después de la Copa Mundial.

Pero todavía no hay nada en claro.

"Estoy concentrado en estos partidos", afirmó. "Bulgaria está en buenas condiciones físicas e históricamente hemos tenido algunos problemas en septiembre. Tenemos que enfocarnos en ganar estos dos compromisos antes de pensar en la Copa Mundial".

Complica la situación el hecho de que tres jugadores clave --Mario Balotelli, Pablo Osvaldo y Riccardo Montolivo-- están suspendidos para el encuentro con Bulgaria y otros dos --Claudio Marchisio y Andrea Barzagli-- no podrán jugar ninguno de los dos partidos por lesiones.

"Vamos a tener que controlar el partido con calidad en el medio campo y mucha velocidad por las puntas", dijo el técnico, tras recordar la resistencia de Bulgaria en el empate de 2-2 en Sofía hace un año.

Probablemente Alberto Gilardino reemplazará a Balotelli en el centro del ataque y Emanuele Giaccherini tendrá la misión de atacar por la punta.

Si el arquero Gianluigi Buffon juega ambos partidos, igualará el récord de Fabio Cannavaro en número de encuentros jugados para la selección italiana.

"Tengo alguna ligera preocupación, al igual que antes de cualquiera de estos partidos decisivos para la clasificación", comentó el veterano golero. "Lo merecemos por todo lo que hemos hecho hasta ahora, pero todavía no la tenemos".

Cuando Italia ganó la Copa Mundial 2006, se clasificó cuando faltaba una fecha. Pero hace cuatro años, Italia necesitó un gol a los 90 minutos contra Irlanda para obtener pasaporte a Sudáfrica.