Menos estadounidenses solicitaron asistencia pública por desempleo la semana pasada, indicio de un mejor panorama laboral en el país.

El Departamento del Trabajo informó que las solicitudes disminuyeron en 6.000 a una cifra ajustada de 289.000, es decir, su piso más bajo desde octubre.

El promedio para las últimas cuatro semanas, una cifra menos volátil, bajó en 750 a 298.750.

La cifra promedio ha bajado en casi 13% en el año pasado, indicio de que mejora el mercado laboral estadounidense. Las empresas no están reduciendo tanto su personal a medida que la economía mejora y las contrataciones aumentan.

En los primeros 11 meses del año, las empresas han añadido 2,65 millones de puestos a sus plantillas con lo que el 2014 ya quedó como el mejor año en contrataciones desde 1999.