Casi seis meses después del "Milagro de Gijón", Finlandia pretende volver a incomodar a España.

Sorpresivamente los finlandeses lograron un empate 1-1 en España en marzo en un partido por las eliminatorias de la Copa Mundial. Pero pese al resultado, los españoles siguen encabezando el Grupo I delante de Francia, antes del partido del viernes en Helsinki.

"Será David contra Goliat. Pero ellos (los españoles) saben que les podemos hacer la vida difícil", comentó el técnico finlandés Mixu Paatelainen. "Creo que será un partido sumamente interesante".

El director técnico de España, Vicente del Bosque, no podrá contar con sus volantes Xabi Alonso y Sergio Busquets, ambos lesionados, y deberá decidir si mantener a Iker Casillas como arquero y capitán.

Del Bosque había insinuado que Casillas seguiría siendo su arquero titular, pero el futbolista de 32 años del Real Madrid sigue como suplente en su club. Podría escoger en cambio a alguno de los otros dos, Víctor Valdés o Pepe Reina.

El técnico también dejó afuera a los delanteros de Chelsea, Fernando Torres y Juan Mata, aunque Torres anotó un golazo contra Bayern Munich en la Supercopa el viernes. Podría optar por Pedro Rodríguez, David Villa o Jesús Navas en el ataque.

"Tenemos que ganar", afirmó Rodríguez. "Ellos no nos van a hacer fáciles las cosas. Es un partido muy importante para nosotros. Va a ser un desafío, pero pensamos en ganar, y por supuesto con nuestro estilo de juego habitual; ese es el modo de concretar el triunfo".

Una victoria contra Finlandia daría a España 14 puntos en seis partidos.

En ausencia de los lesionados Busquets e Iñigo Martínez, del Bosque tuvo que hacer cambios a último momento. Convocó a Javi García y a Ignacio "Nacho" Fernández, de 23 años.

En el partido de marzo en Gijón, en el que España tuvo posesión dominante de la pelota, Teemu Pukki empató a los 79 minutos.

El mediocampista finlandés Kasper Hamalainen afirmó que el empate dio a su equipo "un chispazo de esperanza".

"Estoy seguro de que España ha analizado cuidadosamente el encuentro de Gijón", dijo Hamalainen. "La verdad es que en marzo les faltó garra. Pero es difícil pronosticar si cambiará de algún modo su modo de juego".