El nuevo jefe del banco central de la India comenzó su primer día en el cargo anunciando medidas de corto plazo para aumentar la confianza a medida que la economía nacional se desacelera y la moneda pierde valor.

Bajo presión por los temores de una crisis económica, Raghuram Rajan reconoció que toma las riendas del Banco de la Reserva de la India en un momento difícil. Sin embargo, insistió en que el país tiene una "economía de bases sólidas" y que una impresión de pesimismo es exagerada.

La economía india se desaceleró a 4,4% en el trimestre abril-junio y su moneda, la rupia, ha perdido más de 20% de su valor desde mayo.

No se esperaba que Rajan hiciera cambios políticos específicos al asumir el cargo, pero anunció medidas de corto plazo en una conferencia de prensa televisada.

Entre las medidas que prometió para los meses siguientes destacan que habrá bancos que podrán abrir nuevas sedes nacionales sin el permiso del banco central y que las nuevas y tan esperadas licencias bancarias se emitirán en enero.

El banco central también emitirá certificados de ahorro indexados a la inflación y dará pasos para impulsar los servicios financieros para los pobres, incluyendo la facilitación de pagos a través de la banca móvil, dijo Rajan.

También prometió mejorar el sistema para que los bancos recuperen los préstamos vencidos acelerando el trabajo de los tribunales de recuperación de deudas y de compañías de reconstrucción de activos.