Las autoridades sanitarias reportaron el miércoles otras cuatro muertes por la epidemia de dengue que enfrenta Honduras y que en lo que va del año ha matado a 21 personas y afectado a más de 22.000.

"El aumento de casos ocurre pese a los esfuerzos estatales para destruir los criaderos del mosquito aedes aegypti en plena temporada de lluvias", dijo en rueda de prensa la viceministra de Salud, Miriam Paz.

La época de lluvias se extiende cada año de mayo a noviembre en el país.

La funcionaria informó que en los últimos ocho meses se han registrado 22.442 casos de dengue clásico y 2.938 de hemorrágico o grave.

El año pasado hubo unos 8.000 casos y 2 decesos, mientras que en 2011 no se registró ninguno.

Las estadísticas oficiales establecen que el mal afecta a 152 de los 298 municipios de Honduras, que representan el 52% del territorio nacional.

Las más afectadas son las ciudades de Tegucigalpa, en la región central; San Pedro Sula y La Ceiba, al norte; Juticalpa, al este, y Choluteca, al sur del país. Allí se concentra el 60% de los enfermos.

El incremento del dengue es debido a "la indiferencia de la población en limpiar sus casas y atender las recomendaciones gubernamentales", aseguró el ministro de Salud, Salvador Pineda.

Mientras que la jefe del Programa Nacional del Dengue de la Secretaría de Salud, Suyapa López, señaló que el mosquito se ha vuelto resistente al abate y ahora se combate con un nuevo químico denominado Bti H-14.