Estudio: Tsunami abrumaría economía californiana

Si un terremoto fuerte afectara la costa de Alaska, olas enormes se estrellarían contra la California, con graves consecuencias para el complejo portuario más importante del país e inundaciones en las comunidades costeras, indica un estudio dado a conocer el miércoles.

El impacto potencial, basado en un sismo hipotético de magnitud 9,1 frente a la península de Alaska, fue detallado por un equipo liderado por el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) para ayudar a los socorristas a prepararse.

Los tsunamis no son comunes, pero sí son una amenaza real en California. Después del desastre de 2011 en Japón, olas enormes se desplazaron por el Pacífico y dañaron embarcaciones y atracaderos en la comunidad de pesca comercial de Crescent City.

Los científicos dijeron que un terremoto más cerca de la costa provocaría más daños. Los puertos gemelos de Los Angeles y Long Beach pudieran quedar clausurados durante por lo menos dos días debido a las fuertes corrientes, con la pérdida potencial de 1.200 millones de dólares. Por su parte, el aeropuerto de Oakland quedaría inundado y las comunidades costeras enfrentarían evacuaciones masivas, indicó el estudio.

Funcionarios de planeación costera realizaron esta semana reuniones en todo el estado para digerir la información y revisar sus planes de evacuación.

Según esa hipótesis, las olas demorarían unas cuatro horas en llegar a las comunidades cerca del límite estatal con Oregon y unas seis a San Diego, lo que teóricamente permitiría a la población huir a tierras más altas. La fuerza de las olas hundiría embarcaciones ancladas y dañaría los atracaderos.

Esto "ayuda a entender lo que puede provocar un tsunami fuerte", dijo Lucy Jones, sismóloga del USGS.

El equipo comenzó a trabajar en la hipótesis antes que el sismo de 9,0 grados afectara a Japón en marzo de 2011 y provocara un tsunami. Los expertos revisaron sus cálculos después de ver el impacto sobre Crescent City y otras zonas costeras. El grupo se concentró en California, aunque un terremoto fuerte frente a las costas de Alaska afectaría la costa oeste.

Patrick Corcoran, experto de la Universidad Estatal de Oregon en peligros de terremotos y tsunamis, dijo que la hipótesis es realista, pero agregó que preparar a la población para un desastre de esa magnitud es un reto.

"La gente sencillamente ha perdido el control" cuando otros tsunamis han afectado Estados Unidos, dijo Corcoran, quien no participó en el estudio.

Desde 1812, la costa de California ha sido afectada por un puñado de olas de tsunami mayores de un metro de alto. El peor caso fue en 1964, cuando un terremoto de 9,2 grados en Alaska provocó olas enormes que mataron a 12 personas en el norte de California.

___

Alicia Chang está en Twitter en http://twitter.com/SciWriAlicia