Broncos y Ravens se reencuentran 8 meses después

John Elway conoce la sensación de caminar por el túnel del estadio luego de una sorpresiva derrota como favorito de la Conferencia Americana para llegar al Super Bowl, tras una temporada regular de 13 victorias y apenas tres derrotas.

Le sucedió a Elway el quarterback después de la temporada de 1996, cuando Denver perdió 30-27 ante Jacksonville, y volvió a pasarle a Elway el ejecutivo en enero, cuando los Broncos cayeron 38-35 ante Baltimore.

Elway se recuperó la primera vez para ganar dos Super Bowls consecutivos, y recordó que el dolor del revés contra los Jaguars fue la motivación principal para ganar su primer título.

"Fue un gran incentivo para nosotros, volver y ser incluso mejores al año siguiente", comentó.

Después de reforzar al plantel a un costo de 125 millones de dólares --incluyendo la llegada del wide receiver Wes Welker, el guard derecho Louis Vasquez y el centro Manny Ramírez-- Elway espera que la historia se repita con estos Broncos.

Los Broncos tendrán una oportunidad inmediata para cobrar algo de revancha ante Baltimore, que finalmente ganó el pasado Super Bowl, cuando se enfrenten el jueves en Denver en el partido que pondrá en marcha la temporada de la NFL.

Se trata del regreso de Joe Flacco, el quarterback de los Ravens que orquestó el triunfo con un pase de touchdown de 70 yardas a Jacoby Jones que empató el marcador 35-35 cuando restaban 31 segundos del tiempo reglamentario.

Los organizadores colocaron pancartas gigantes con la imagen de Flacco al lado de Peyton Manning en el estadio de los Broncos para promocionar el encuentro.

Los fanáticos enfurecieron, Manning quedó perplejo y Flacco está desconcertado.

De todas formas, Flacco razón que "ser odiado no es algo malo".

El papelón de las pancartas pudo evitarse si los Orioles de Baltimore hubiesen cambiado su partido de béisbol del jueves para que los campeones de la NFL pudiesen inaugurar la temporada en casa.

"No estoy preocupado por eso", señaló Flacco. "No es como que nos estén quitando un partido como locales. Sólo nos están haciendo jugar como visitantes quizás un poco antes de lo que hubiésemos preferido".