La policía brasileña detuvo el miércoles a siete personas y decomisó 22 fusiles y municiones en una operación para desarticular a una banda que trafica armas escondidas en colchones desde Estados Unidos .

Un comunicado de la Policía Federal del estado central de Minas Gerais señaló que cinco personas fueron detenidas en Brasil y dos en Estados Unidos, con apoyo de las autoridades norteamericanas.

Los fusiles aprehendidos son de calibre 762 y venían junto a una "enorme cantidad de municiones", según el comunicado policial.

De acuerdo con las investigaciones, las armas adquiridas en Estados Unidos eran revendidas en Brasil, muchas de ellas a organizaciones criminales que operan en favelas de Rio de Janeiro y otros estados.

Las autoridades revelaron que las armas de grueso calibre eran escondidas en colchones que iban en contenedores que transportaban la mudanza de familias brasileñas residentes en Estados Unidos y que se trasladaban de regreso a su país.

Los contenedores llegaban al puerto de Santos, en el estado de Sao Paulo, donde eran retiradas por el grupo para su posteriormente distribución entre facciones criminales.

Según la policía, la investigación del caso continúa para determinar la cantidad de armas transportada por el grupo y buscar otros posibles involucrados.

Los detenidos están presos en la ciudad de Governador Valladares, en Minas Gerais, donde estaba el centro de operación del grupo, y enfrentan posibles cargos de tráfico internacional de armas y formación de grupo criminal.

No fue revelada la identidad de los detenidos.