Brasil: gobierno refuta críticas a médicos cubanos

Autoridades brasileñas defendieron el miércoles la contratación de médicos cubanos como parte de un programa para llevar atención en salud a áreas remotas o pobres del país, y negaron que existan irregularidades en su contratación.

Alexandre Padilha, ministro de Salud, y Luis Inácio Adams, Abogado General de la Unión (abogado del Estado), acudieron a una comisión del Congreso para discutir con diputados el programa Más Médicos, que abrió las puertas a galenos extranjeros como parte de un esfuerzo por llevar salud al interior del país.

"No podemos tener una postura arrogante, decir que los médicos (cubanos) no son personas calificadas. Tenemos que separar una postura ideológica de crítica a Cuba, que es legítima, de un programa que garantiza una alternativa para millones de brasileños que hoy no tienen acceso a un médico", declaró Padilha en la sesión de una comisión creada en la cámara baja del Congreso para supervisar el programa Más Médicos.

El programa fue creado en julio por el gobierno en respuesta a las protestas callejeras de este año que exigían mejores servicios de salud y busca contratar 10.000 médicos para brindar atención en comunidades remotas o pobres donde hay carencia de atención médica.

Un primer grupo de 400 cubanos llegó a Brasil y recibe actualmente capacitación para trabajar en el interior del país, como parte de un contingente que podría alcanzar 4.000 galenos de la isla.

Padilha explicó que los cubanos serán ubicados en 701 ciudades del norte y noreste, las regiones de mayor concentración de pobreza, donde ningún médico brasileño inscrito en el programa estuvo dispuesto a acudir.

"Más de 12 millones de personas viven en esos municipios que actualmente no tienen ningún médico", comentó el ministro a los diputados.

El contrato de los cubanos fue realizado mediante un entendimiento entre los dos gobiernos y la Organización Panamericana de la Salud, pero ha sido criticado porque los profesionales de la salud reciben entre 25% y 40% del salario, de unos 4.300 dólares mensuales, y el resto va al gobierno de la isla. Los municipios que reciben a los galenos les proporcionan vivienda y alimentación.

"En el caso de los cubanos la remuneración se somete a la especificidad propia del acuerdo con el país, no veo ninguna falla, ninguna fragilidad", sostuvo Adams, quien recordó que Cuba tiene acuerdos similares con 58 países

La fiscalía en Brasil abrió una investigación sobre el acuerdo para determinar si viola las leyes laborales del país.

La víspera, el tema despertó polémica en la comisión entre dirigentes médicos, luego de que Carlos Lima, presidente del Consejo Federal de Medicina, órgano regulador de la profesión, dijo que no hay carencias de doctores, sino falta de infraestructura, lo que a su juicio explica que los brasileños no aceptan ir a trabajar a áreas remotas.

Su versión fue refutada por Henrique Prata, director del Hospital del Cáncer en la ciudad de Barretos, en el estado de Sao Paulo, donde aseguró que hospitales en muchas ciudades del país tienen plazas vacantes porque no consiguen médicos para trabajar en ellos.