Dirigente opositor ruso Navalny regresa a Moscú

Cientos de simpatizantes dieron la bienvenida el sábado al carismático líder ruso de oposición Alexei Navalny a su regreso a Moscú, después de su sorpresiva excarcelación y afirmó que persistirá en su campaña para ganar la alcaldía de la capital de Rusia.

Navalny había sido sentenciado a cinco años de cárcel el jueves en la ciudad de Kirov, en un caso que muchos consideran que tuvo motivación política con el objeto de silenciar al fiero crítico del Kremlin.

Menos de 24 horas después de su condena por el desfalco de 16 millones de rublos (500.000 dólares) en madera para construcción a una empresa de propiedad estatal en el 2009, la fiscalía solicitó inesperadamente su libertad, señalando que mantener a Navalny tras las rejas durante el proceso de apelación contra la condena lo privaría del derecho a postularse al cargo.

Un día antes de su condena, Navalny fue registrado como candidato para las elecciones del 8 de septiembre.

Cientos de policías impidieron el paso a partidarios de Navalny hacia la estación ferroviaria Yaroslavsky de Moscú, adonde llegó en tren el sábado en la mañana procedente de Kirov.

Mediante un altavoz, Navalny habló a sus simpatizantes que estaban detrás de los cordones policiales y en los andenes cercanos. Agradeció a quienes participaron el jueves en la gran manifestación cerca del Kremlin en protesta por la sentencia que le habían impuesto. Dijo que esta movilización fue crucial para que recuperara la libertad.

"Estoy consciente de que si no hubiera sido por ustedes no estaría aquí por los próximos cinco años. Ustedes han destruido un privilegio clave que el Kremlin ha tratado de mantener --el supuesto derecho de señalar a cualquier persona que se "le arreste en el momento", destacó Navalny, que afirmó que el caso del que se le acusa fue montado por razones políticas.

Navalny es uno de los líderes más visibles y carismáticos de la oposición al presidente Vladimir Putin y su partido gobernante Rusia Unida. Su calificación de Rusia Unida como el "partido de los bandidos y ladrones" se ha convertido en una frase simbólica de la oposición.

Inmediatamente después de su excarcelación, Navalny afirmó que no había decidido si continuaría con su campaña a la alcaldía.

Pero el sábado declaró que "nos vamos a postular en estas elecciones y vamos a ganar".

Sus simpatizantes gritaban "Nosotros somos el poder".

Una encuesta de opinión realizada a principios de julio por Levada, un centro independiente electoral indicaba que Navalny atraía a sólo un 8% de los posibles votantes en las elecciones para la alcaldía. No estaba claro si los sucesos de la semana pasada ampliarán su base de seguidores.