ONU: Somalia pudiera regresar al caos total

Al advertir que Somalia puede volver a convertirse en un Estado fallido, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon pidió el martes a países del todo el mundo que entreguen a la fuerza de paz de la Unión Africana en Somalia helicópteros artillados y vehículos blindados de transporte de personal para enfrentar a los extremistas de Al-Shabab en el terreno.

"Los avances políticos, de seguridad y de desarrollo logrados hasta ahora en Somalia son reversibles", expresó Ban Ki-moon en un informe al Consejo de Seguridad. El grupo Al-Shabab (Movimiento de Jóvenes Muyahidines), aliado de al-Qaida, "sigue socavando la seguridad en todo el país, incluida la capital Mogadiscio".

"Permitir a Al-Shabab mantener sus actividades de entrenamiento y terrorismo desde bases en Somalia socava la paz en no sólo Somalia, sino en toda la región", dijo.

La misión de paz de la Unión Africana en Somalia --conocida como AMISOM, por sus siglas en inglés-- es apoyada por el Consejo de Seguridad de la ONU y tiene por fin allanar el camino a una misión similar de la ONU. La misión es liderada ahora por oficiales ugandeses y cuenta con grandes contingentes de Kenia y Burundi, para un total de 17.000 efectivos.

La ONU está particularmente preocupada desde que Al-Shabab atacó una instalación de la organización internacional en Mogadiscio el 19 de junio, en que murió un empleado del Programa de Desarrollo, tres contratistas de la ONU, cuatro guardias somalíes y por lo menos seis civiles que estaban en el lugar. Fue el primer ataque directo a un edificio de la ONU en Somalia desde 2008.

Desde entonces, el grupo internacional Médicos sin Fronteras ha salido de Somalia, citando el aumento del peligro en ese país.

Somalia sufre desde hace mucho de ciclos de sequía y hambruna y lleva decenios en medio de conflictos armados. Pero en años recientes ha avanzado significativamente en materia de seguridad y gobernabilidad, particularmente desde agosto de 2011, cuando extremistas vinculados con al-Qaida fueron obligados a retirarse de Mogadiscio.

Los extremistas de Al-Shabab todavía controlan la mayor parte del sur del país.