Casi dos décadas después de su reinado en el narcotráfico y tras un sinfín de causas judiciales, la Fiscalía inició un proceso formal para retirar la propiedad de una cadena de farmacias que perteneció a los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, capos del desaparecido cartel de Cali.

A pesar de que en distintos procesos la red de farmacias conocida como "Drogas La Rebaja" supuestamente fue adquirida por sus trabajadores que constituyeron una cooperativa, la Fiscalía dijo el martes en un comunicado que tales operaciones fueron ficticias y que las ganancias que rendían las tiendas seguían siendo recibidas por los testaferros de los Rodríguez Orejuela, extraditados a Estados Unidos entre 2004 y 2005.

Los 883 establecimientos de comercio están valuados en 25 millones de dólares, dijo el ente investigador en un comunicado de prensa.

"Labores investigativas adelantadas (por las autoridades)... permitieron establecer que los bienes que inicialmente eran propiedad de los confesos narcotraficantes Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela pasaron en 1990 a manos de miembros de su núcleo familiar por medio de la cesión de las acciones", explicó en rueda de prensa Julián Quintana, jefe de la Unidad Nacional para la Extinción del Derecho de Dominio y contra el Lavado de Activos.

Agregó que posteriormente hubo una negociación en 1996 por 35.000 millones de pesos (unos 18 millones de dólares) y los establecimientos de la cadena quedaron en propiedad de la "Cooperativa Multiactiva" formada por sus empleados.

La investigación de la Fiscalía arrojó, sin embargo, que dichas transacciones sólo se realizaron en el papel.

Según Quintana, "se pudo establecer que los empleados tenían pleno conocimiento que los bienes tenían origen ilícito y las utilidades seguían siendo entregadas a los testaferros de los hermanos Rodríguez Orejuela, los cuales reconocieron ante una corte en Estados Unidos que lavaron más de 2.000 millones de dólares con estas empresas".

Ahora, enfatizó la Fiscalía, será un juzgado el que decida la suerte judicial de los mencionados bienes.

En el mismo comunicado, la Fiscalía informó que por estos hechos y por el delito de lavado de activos fueron acusados varios familiares de los hermanos Rodríguez Orejuela.

Los Rodríguez Orejuela fueron los fundadores del cartel de las drogas de Cali.

Ambos fueron capturados a mediados de los años 90 y condenados a penas de prisión que en su momento fueron consideradas irrisorias en Colombia. En 2003 tribunales de Nueva York y Miami solicitaron la extradición de los dos capos porque desde prisión habrían seguido en el negocio del narcotráfico. Ambos fueron condenados en Estados Unidos y actualmente están en la cárcel.