Una corte de Egipto ordenó el martes que la filial local de Al Yazira cese sus transmisiones, junto con otras tres estaciones conocidas por dar seguimiento a las protestas de la Hermandad Musulmana, alegando que operaban ilegalmente, reportó la agencia estatal de noticias.

La decisión tomada por la corte administrativa ya se esperaba. Representantes del gobierno han manifestado que las transmisiones de Al Yazira Mubasher Misr son una amenaza nacional, que operaba sin permiso y dispersaba rumores.

La estación cubrió profusamente las movilizaciones de la Hermandad después de que el ejército destituyera al presidente Mohamed Morsi, quien surgió del grupo islamista, después que millones de personas salieran a las calles a exigir su renuncia.

Las autoridades egipcias y los medios de comunicación dijeron que la televisora tenía una línea favorable a la Hermandad, una acusación que Al Yazira niega.

Los otros tres canales, considerados pro islamistas, también dieron seguimiento a las protestas de Morsi.