Cárcel salvadoreña en vilo por pandillero muerto

Las autoridades penitenciarias de El Salvador decretaron el lunes estado de emergencia en una cárcel del este del país tras el asesinato de un líder pandillero, que guardaba prisión por al menos siete homicidios.

El director de Centros Penales, Rodil Hernández, informó que la medida se adoptó en el penal de San Miguel, a unos 150 kilómetros al este de la capital, tras el asesinato de Gustavo Adolfo Parada Morales, alias "El Directo", de 32 años.

Parada Morales, un ex miembro de la Mara Salvatrucha, fue acusado a finales de la década de 1990 del asesinato de al menos 17 personas, cuando apenas tenía 16 años, pero solo se le comprobó su involucramiento en siete crímenes y fue condenado a 35 años de prisión.

"Hemos decretado un estado de emergencia por ocho días a efecto de poder permitir que la Fiscalía y la Policía Nacional Civil haga las indagaciones del caso y esclarecer este hecho", dijo Hernández a periodistas.

Según las primeras versiones, "El Directo" fue asesinado por sus mismos compañeros de la denominada pandilla "Mirada Loca", que estaría integrada por ex miembros de la Mara Salvatrucha.

Para las autoridades penitenciarias, el asesinato del líder pandillero estaría relacionado con una pugna interna, debido a que el viernes fue asesinada su esposa Rosa María Coreas en un cantón de San Miguel.

La Fiscalía General de la República informo que el pandillero "fue lesionado al interior del recinto 1 del reclusorio y presentaba múltiples lesiones en el lado izquierdo del pecho, a la altura del corazón y cuello, producidas con arma blanca".