Agentes antidrogas analizan llamadas telefónicas

Por al menos seis años, agentes federales antidrogas y de otros departamentos han tenido acceso casi inmediato a miles de millones de registros de llamadas telefónicas que datan de varias décadas en una colaboración con AT&T que funcionarios han tratado de mantener secreta a toda costa, revelan documentos recién dados a conocer.

El programa, reportado inicialmente por ABC News y The New York Times, es llamado Hemisphere Project. Es financiado por el Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) y la Oficina Nacional de Control de Drogas, y permite a investigadores respaldados por órdenes judiciales analizar la vasta base de datos de la compañía para rastrear a narcotraficantes y otros sospechosos que cambian de teléfonos celulares para evitar ser detectados.

Detalles del programa salieron a la luz en momentos en que existe un debate nacional sobre el acceso del gobierno federal a registros telefónicos, particularmente la colección masiva de estos datos por motivos de seguridad nacional. Hemisphere, sin embargo, tiene un enfoque diferente al programa de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), que mantiene una base de datos de registros telefónicos entregados por compañías telefónicas bajo la ley antiterrorista Patriot Act, aprobada tras los ataques del 11 de septiembre del 2001.

"Solicitar judicialmente los registros telefónicos de narcotraficantes es una táctica esencial en el curso de investigaciones criminales", dijo el portavoz del Departamento de Justicia Brian Fallon en un mensaje electrónico. Ese programa simplemente hace más eficiente el proceso de entregarle la orden judicial a la compañía telefónica para que las agencias del orden puedan seguir la pista rápidamente a narcotraficantes cuando estos tratan de cambiar números telefónicos para evadir la detección".

The Associated Press obtuvo independientemente una serie de detalles del programa Hemisphere que muestran que la base de datos incluye no solamente registros de usuarios de AT&T, sino además de todas las llamas que pasan por el sistema de AT&T.

El gobierno federal paga los salarios de cuatro empleados de AT&T que trabajan en tres oficinas federales antidrogas en todo el país para acelerar las solicitudes de registros telefónicos, le dijo el lunes a la AP un funcionario del gobierno. La fuente habló con la condición del anonimato porque no estaba autorizado a hablar del tema.

La base de datos de Hemisphere incluye registros que datan de 1987, dijo el funcionario, pero las investigaciones típicas sobre narcóticos se enfocan en registros no más allá de los 18 meses.