Colombia: Violencia empañó jornada del Clasura

Acciones violentas de hinchas violentos dejaron un saldo de docena de heridos y algunos retenidos durante la octava jornada del torneo Clausura del fútbol colombiano, informó la policía.

La situación más grave ocurrió en el estadio Roberto Meléndez de Barranquilla, donde el local Atlético Junior perdió el domingo 1-0 contra Atlético Nacional.

Las puertas fueron cerradas antes de iniciarse el duelo y cerca de un centenar de jóvenes trataron de tumbarlas. La policía recurrió a gases lacrimógenos y granadas de estruendo para tratar de dispersarlos. Los barrabravas destruyeron lo que encontraron a su paso, dejando 15 heridos, incluyendo dos agentes de la policía y un retenido, según trascendió el lunes.

Los incidentes comenzaron en el estadio Atanasio Girardot de Medellín, donde el Independiente Medellín empató el domingo 0-0 con Deportivo Pasto. El árbitro interrumpió el encuentro varios minutos mientras la policía separaba a fanáticos del Medellín. Los choques se extendieron a los alrededores del escenario.

Además, la barra del Deportivo Cali reaccionó violentamente cuando el club programó su compromiso ante Itagüí en el estadio Pascual Guerrero de Cali y no en de la vecina ciudad de Palmira. Luego de la victoria 1-0 del Cali, los fanáticos causaron daños en una veintena de automóviles y saquearon tiendas.

Las acciones violentas, promovidas generalmente por jóvenes, abundan en Colombia pese a la imposición de duras penas y el refuerzo de la seguridad.