Senadores demócratas rechazan oleoducto Keystone

El Senado federal, controlado por los demócratas, derrotó por estrecho margen el martes un proyecto de ley para aprobar la construcción del oleoducto Keystone XL desde Canadá hasta Estados Unidos, un enorme proyecto en el centro de una caldeada disputa ambiental.

Pero los republicamos, que acaban de arrasar en las elecciones legislativas de noviembre, prometieron retomar el proyecto de ley el próximo año, cuando controlen ambas cámaras del Congreso, que debe iniciar su nuevo período de sesiones en enero.

El Senado votó 59 a 41 a favor del proyecto, pero necesitaba 60 votos para enviarlo a la Casa Blanca. La Cámara, controlada por los republicamos. Lo había aprobado abrumadoramente la semana pasada.

El oleoducto ha dividido a los demócratas: el presidente Barack Obama se ha opuesto a la medida y dejó entender el martes que la vetaría si el Congreso la aprobaba.

El proyecto contempla enviar crudo de Canadá a Estados Unidos. Sus partidarios dicen que crearía empleos y reduciría la dependencia del crudo del Medio Oriente. Un estudio del gobierno pronostica que el oleoducto resultaría en menos daños al clima que transportar el crudo por ferrocarril.

Los críticos alegan que la perforación es dañina para el ambiente y que buena parte del crudo canadiense se exportaría sin mucho o ningún impacto sobre la estabilidad petrolera de Estados Unidos.

Las demoras en aprobar el oleoducto han causado fricciones entre Estados Unidos y Canadá, que necesita infraestructura para exportar su cada vez mayor producción de petróleo a partir de arenas bituminosas.