Missouri: Corte Suprema niega clemencia a reo

La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó la petición del reo Leon Taylor para que suspendiera su ejecución, pocas horas antes de llevarse a cabo.

La corte rechazó dos apelaciones sin emitir comentarios aunque los jueces Ruth Bader Ginsburg, Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan habrían votado a favor de una de las peticiones.

La apelación señala que el jurado original de Taylor estaba indeciso y que un juez lo sentenció a muerte. Cuando esa sentencia fue desestimada, un jurado compuesto por blancos sentenció a Taylor, quien es negro, a la pena capital.

En 2002 la Corte Suprema de Estados Unidos falló que sólo un jurado podía imponer una sentencia a muerte. Los abogados de Taylor alegan que un fallo de la Corte Suprema de Missouri posterior al de la Corte Suprema federal hizo que el estado conmutara a cadena perpetua al menos otras 10 penas de muerte dictadas por un juez, excepto la de Taylor.

La abogada Elizabeth Carlyle dijo que en esencia Taylor ha sido castigado por tener éxito en su primera apelación. "Es difícil imaginar una negación más arbitraria del beneficio de una decisión de una corte estatal", escribió en la apelación ante la Corte Suprema.

En una respuesta escrita presentada a la Corte Suprema, la fiscalía de Missouri dijo que la apelación carece de mérito.

El gobernador Jay Nixon también está considerando una petición de clemencia. Además del prejuicio religioso, la solicitud recuerda los sufrimientos que pasó Taylor cuando era niño, diciendo que su madre comenzó a darle alcohol cuando tenía cinco años y que después se hizo adicto al alcohol y las drogas.

Según archivos judiciales, Taylor, su medio hermano y su media hermana decidieron robar una estación de gasolina el 14 de abril de 1994. Newton estaba en la estación con su hijastra.

Taylor entró en la tienda, sacó una pistola y le dijo a Newton, de 53 años, que pusiera 400 dólares en una bolsa. Newton cumplió y el medio hermano Willie Owens tomó el dinero.

Taylor ordenó a Newton y a la niña que fueran a una habitación trasera. Newton suplicó que no le disparara enfrente de la niña, pero Taylor le disparó en la cabeza. Trató de matar a la niña, pero el arma se atascó, así que la dejó encerrada y el trío se fue.

"Tuvo el arma apuntada hacia ella", dijo Michael Hunt, fiscal adjunto del Condado Jackson que trabajó en el caso. "(El arma) no disparó. Si se hubiera disparado tendríamos un doble homicidio".

Taylor fue arrestado una semana después del crimen, cuando la policía actuó tras recibir una pista por teléfono.