Tratan de rescatar tregua en Ucrania

El ministro del Exterior alemán, viajando entre las capitales de Ucrania y Rusia, pidió el martes que se trace rápidamente una divisoria entre las fuerzas del gobierno y los separatistas prorrusos en el este de Ucrania para salvar un plan de paz al borde del fracaso.

Aunque el cese de fuego firmado en la capital bielorrusa de Minsk en septiembre ha sufrido violaciones reiteradas, todavía es la mejor posibilidad de poner fin a meses de enfrentamientos que han dejado más de 4.000 muertos, dijo Frank-Walter Steinmeier luego de sostener conversaciones en Moscú.

"Sería una pérdida enorme rechazar ese documento", dijo Steinmeier.

Horas antes dijo algo similar en Kiev: "Minsk sigue siendo un punto de referencia y por eso exhorto a seguir trabajando en la aplicación del protocolo de Minsk".

Steinmeier sostuvo que es necesario "dar un nuevo impulso" al acuerdo. Dijo que las partes se acercan a un acuerdo sobre la línea demarcatoria, y añadió que una vez lograda, las partes beligerantes deben avanzar al paso siguiente del acuerdo de Minsk, que es el retiro de la artillería pesada del frente.

El ministro ruso del Exterior, Serguei Lavrov, apoyó la posición de trazar rápidamente la línea divisoria.

El protocolo de Minsk no estableció una línea divisoria clara y continúan los combates en torno a Donetsk, la ciudad principal en manos de los rebeldes, y otras zonas estratégicas a medida que los beligerantes tratan de ampliar sus posiciones.