Japón rebaja objetivo para retomar caza de ballena

Japón rebajó en dos tercios su objetivo de capturas en la Antártida en un intento de reanudar su caza anual de ballenas, que un tribunal internacional ordenó suspender.

La Agencia de Pesca dijo que un programa revisado y enviado el martes a la Comisión Internacional Ballenera indicó que Japón quiere capturar 333 ballenas minke cada año entre 2015 y 2027, frente a su objetivo previo de 935 minke y 50 rorcuales comunes al año.

En un comunicado, la entidad nipona señaló que las capturas eran necesarias para obtener datos científicos que permitan estimar de forma precisa las poblaciones de ballenas y determinar cuotas adecuadas de captura. Las agencias oficiales dicen que hay que matar a los animales para examinar sus órganos reproductores y estimar su edad. Las ballenas minke, también conocidas como rorcuales aliblancos, no están amenazadas.

La caza de ballena para investigación está exenta de un veto internacional de 1986 sobre la caza comercial, impuesto por los temores sobre las menguantes poblaciones de ballenas. Japón ha realizado lo que describe como caza para investigación, con la esperanza de demostrar que las reservas son lo bastante amplias como para retomar las capturas comerciales.

Pero en marzo, la Corte Internacional de Justicia determinó que su programa antártico debe detenerse porque no es científico, como alega Japón, y ha ofrecido poca investigación real. Además, el tribunal indicó que Japón no había explicado por qué necesitaba matar tantas ballenas para su investigación.

El ministro de agricultura, Koya Nishikawa, dijo a la prensa que el programa revisado tenía en cuenta los problemas citados por el veredicto.

La aprobación del comité científico de la Comisión no es imprescindible para que Japón reanude esta práctica, pero es probable que se enfrente a un intenso escrutinio sobre el cumplimiento de la orden judicial.

Los que se oponen al plan señalan que las investigaciones son una tapadera para la caza comercial.