Colombia: camioneros y gobierno buscan acuerdo

Voceros de los gremios de transportadores de carga de Colombia tenían previsto reunirse el lunes con las autoridades en busca de un acuerdo para levantar el paro que mantienen desde agosto, mientras el gobierno sigue enfrentando bloqueos en algunas carreteras.

Aunque tanto Bogotá como otras localidades en la periferia y ciudades provinciales están más tranquilas y sin choques con la policía antimotines tras los desórdenes, principalmente en Bogotá, de fines de la semana pasada, aún persisten brotes de bloqueos y esporádicos incidentes. La presencia de la fuerza pública no era masiva en la jornada.

Al menos 280.000 camioneros en todo el país están en paro desde el 19 de agosto en reclamo de una rebaja de al menos 2.000 pesos (cerca de un dólar) en el precio del galón de diésel y que actualmente cuesta en promedio unos 8.000 pesos (unos 4,2 dólares) porque aseguran que tal precio los hace trabajar a pérdida.

Debido a los bloqueos que realizaron cultivadores de papa, cebolla y lecheros en zonas del centro del país, que fueron levantados por un acuerdo con el gobierno el 30 de agosto, "hasta hoy nos pararon bolas (prestaron atención), porque de pronto el paro agrario tenía las carreteras tapadas", dijo Pedro Aguilar, presidente de la Asociación Colombiana de Camioneros, que reúne a unos 200.000 transportadores de carga.

"Si no llegamos este lunes a un acuerdo con el gobierno, sencillamente seguimos con los carros (camiones) inmovilizados. La asociación no hace, ni ha hecho bloqueos" viales, aseguró Aguilar en diálogo telefónico con The Associated Press.

La cita de delegados camioneros con la ministra de Transporte, Cecilia Alvarez, está prevista para el lunes por la tarde, añadió Aguilar.

El Ministerio de Minas y Energía ha dicho que es casi imposible una rebaja en el precio del combustible porque eso representaría en un año al menos 5,7 billones de pesos (unos 3.000 millones de dólares) menos en el presupuesto nacional, monto que representa los fondos que reciben por ejemplo instituciones oficiales educativas, entre otras.

"El gobierno ha salido con respuestas interesantes, pero tiene que recoger (atender) las zonas en las que no lo ha hecho", dijo en diálogo telefónico con la AP el senador Luis Fernando Velasco, del Partido Liberal y quien desde hace años defiende reducciones en los precios de los combustibles. El gobierno "apaga incendios en un lado pero se le prenden en otro", añadió.

Tras enfrentar casi dos semanas de férreos bloqueos en el centro del país por parte de cultivadores y violentos disturbios en Bogotá, el gobierno del presidente Juan Manuel Santos logró un respiro al ofrecer a los manifestantes mesas de diálogo y recursos financieros. El gobierno no ha ofrecido una cifra global de cuánto costarán sus compromisos.

En los últimos días han surgido nuevos bloqueos en otras regiones del país y que mantienen cerradas capitales como Florencia, en el sureño departamento de Caquetá. También hay accesos cerrados en al menos 11 de los 37 municipios del departamento de Huila, al suroeste colombiano, según sus autoridades.

Al menos 6.000 manifestantes, entre cultivadores de arroz, cacao y café, protagonizan los bloqueos en Huila en reclamo de rebajas en los precios de los fertilizantes, pero también demandando "una política agraria nacional" que abarca subsidios y frenos a importaciones de productos agrícolas, entre otros, explicó en diálogo telefónico con la AP Sandra Calderón, secretaria de gobierno de Huila, una región agrícola de un millón de habitantes.

Calderón dijo que en los últimos días se han presentado hechos de violencia como la quema la víspera de dos camiones que las autoridades atribuyen a manifestantes encapuchados y no a los campesinos. "Estábamos bastante tranquilos, pese a que habido bloqueos... los campesinos del departamento son gente trabajadora, gente buena", dijo. "Con estos hechos vandálicos no podemos hablar de campesinos", añadió.