Merkel y su rival debaten sobre la crisis del euro

La canciller alemana Angela Merkel y su rival de centroizquierda discutieron sobre la crisis europea y cómo mantener la fortaleza de la economía germana en un debate televisado el domingo de cara a las elecciones del 22 de septiembre.

El retador de Merkel insistió en que no tiene sentido aplicar una "dosis mortal" de austeridad a los países de la eurozona abrumados por problemas financieros.

El contrincante, Peer Steinbrueck, llegó al debate de 90 minutos --el único entre ambos televisado de la campaña-- enfrentado a un fuerte déficit en las encuestas de opinión y con la necesidad de una presentación espectacular después de un verano en que la oposición ha pasado apuros para hacer mella en la popular gobernante conservadora.

Ninguno de los dos logró propinar un golpe demoledor ni cometió un error garrafal, y las encuestas realizadas por medios de televisión no mostraron un ganador claro. En su alocución inicial, Steinbrueck dijo que Alemania se ha "movido en círculos, sin dirección" bajo la coalición de centroderecha de Merkel en los últimos cuatro años.

Merkel se ha beneficiado de una economía saludable, bajo desempleo y la percepción de que ha manejado bien la crisis de la deuda en Europa. La canciller elogió su propio historial al principio del debate, al hacer énfasis en el bajo desempleo y presentando a Alemania como "el motor del crecimiento" y "el cimiento de la estabilidad" de Europa.

Alemania, la mayor economía del continente, es también la que más contribuye de las 17 naciones de la eurozona a los programas de rescate. Merkel ha mantenido una postura firme, en la que insiste en que los países abrumados por las deudas tienen que poner sus finanzas en orden, responsabilizarse de sus propios problemas e implementar reformas económicas.

Merkel señaló que los socialdemócratas de Steinbrueck votaron a favor de varias medidas que ella presentó para enfrentar la crisis, como un pacto de disciplina fiscal para el presupuesto europeo, e insistió que el enfoque de ella es la forma de solucionar los problemas de la eurozona.

"Lo que es importante ahora no es mostrar falsa solidaridad, sino seguir un principio, y ese principio es... solidaridad y responsabilidad. Y si no seguimos con esto hasta el final veremos que estos países no recuperan los empleos", dijo.

Steinbrueck fue ministro de Finanzas de Merkel en su "gran coalición" de la izquierda y la derecha de 2005 al 2009, una experiencia que ambos dicen no querer repetir, pero que pudiera surgir de una elección en la que no haya un claro ganador.

Aunque el debate se centró en los problemas económicos de la eurozona y temas nacionales de Alemania, ambos candidatos se refirieron a la situación en Siria.

Merkel dijo que "Alemania no participará" en una operación militar contra Siria y que hace falta "una respuesta colectiva de la ONU" al uso de armas químicas en ese país.

La canciller agregó que está "muy satisfecha de tener unos días más" para reanimar los esfuerzos con el fin de asegurar la acción de las Naciones Unidas, una referencia a la decisión del presidente estadounidense Barack Obama de solicitar la autorización del Congreso para una ofensiva militar en Siria.

Por su parte, Steinbrueck dijo que no participaría en ninguna operación militar si fuera canciller y que "lo lamentaría mucho" si Estados Unidos ataca solo sin un mandato internacional.