Argentina: Presidenta critica a los fondos buitre

La presidenta argentina Cristina Fernández cuestionó el domingo el fallo de un tribunal federal de Estados Unidos que ordenó al país a pagar a acreedores en mora y defendió la decisión de su gobierno de desalojar a la filial local de la aerolínea LAN de un aeropuerto del país.

"Se quieren llevar puestos al país", dijo Fernández en referencia a la decisión del tribunal federal de apelaciones de Estados Unidos que obliga al país a pagar 1.400 millones de dólares a los tenedores de deuda argentina en una prolongada batalla desde la masiva mora declarada en 2001.

En una extensa declaración en Twitter, Fernández añadió que se trata de "fondos buitre que representan 0,45% de la deuda defaulteada (sic.) contraída por otros gobiernos".

Aseguró que la decisión judicial es un "escarmiento por lo logrado en la década" pero también un "retorno al pasado" que evoca a un "país endeudándose permanentemente".

También cuestionó el papel de la oposición y las críticas "de miembros de fuerzas políticas que formaron parte de los gobiernos que endeudaron al país".

"¿Cómo es posible que no les importen los intereses del país en un tema que condicionó, avergonzó y empobreció a nuestro país y al pueblo?", añadió.

En su extensa declaración, Fernández se refirió también a la decisión de su gobierno de desalojar de un céntrico aeropuerto de Buenos Aires a la filial local de LAN, la mayor aerolínea de América Latina.

La mandataria incluso hizo alusión al presidente chileno Sebastián Piñera, ex dueño de la aerolínea, quien vendió sus acciones a fines de marzo de 2010, 14 días después de asumir su mandato.

"Lo de LAN merece párrafo aparte", comenzó diciendo la mandataria.

"¿Alguien imagina si Aerolíneas Argentinas en lugar de ser línea de bandera recuperada hubiera sido una empresa de mi propiedad y cuando me eligen presidenta la hubiera "vendido?", cuestionó.

Si bien el gobierno chileno intenta bajarle el perfil al problema, el tema fue abordado por los cancilleres Héctor Timerman y Alfredo Moreno en una reunión bilateral que sostuvieron el viernes 23 de agosto en Santiago.

La justicia argentina suspendió el miércoles la orden oficial de desalojo en medio de denuncias de sindicalistas y líderes de la oposición que atribuyen el desalojo a un intento de perjudicar a la principal competencia de Aerolíneas Argentinas, la compañía aérea estatal.

La empresa, en tanto, sostiene que el desalojo haría imposible mantener los 10 jets que actualmente vuelan dentro de Argentina y dejaría a 1.500 empleados sin trabajo.

Fernández también abordó el acuerdo entre la petrolera estatal YPF y el gigante estadounidense Chevron para explotar uno de los mayores yacimientos de hidrocarburos no convencionales del mundo.

La mandataria consideró que el negocio es "imprescindible por el vaciamiento de la YPF por Repsol" y destacó la "imperiosa necesidad de lograr inversión de capital intensivo para alcanzar autoabastecimiento energético".

Además, se refirió a la discusión sobre la Ley de Medios del 2009, que su gobierno y el Grupo Clarín dirimen ante la justicia, que deberá emitir un fallo sobre la constitucionalidad de cuatro artículos que son rechazados por el grupo de medios.

"Nunca como antes quedó tan explícito en audiencias públicas ante la Corte Suprema el grado de concentración monopólica y el interés económico/dominio político del Grupo Clarín", criticó la mandataria.