Muere cura célebre de Bahamas al caer avioneta

Un importante cura católico de las Bahamas murió junto con otras ocho personas al caer su avioneta en medio de un torrencial aguacero en las Bahamas, informó el lunes el ministro del exterior.

El padre Myles Munroe, de 60 años, falleció junto con varios miembros de su Ministerio de la Fe de las Bahamas, dijo el ministro del exterior Fred Mitchell.

El suceso ocurrió cuando su avioneta Lear 36 se estrelló contra una grúa portuaria al descender en la isla de Gran Bahama, dijo el canciller. Agregó que un avión de Bahamasair que trataba de cubrir la misma ruta, de Nassau a Freeport, tuvo que regresar por el mal tiempo.

Las autoridades de aviación civil investigaban el caso.

La muerte de Munroe, uno de los más prominentes líderes religiosos de las Bahamas, estremeció al país, de mayoría católica.

"Es totalmente imposible describir la magnitud de la pérdida para las Bahamas y para el mundo", declaró el primer ministro Perry Christie. "Era indudablemente uno de los líderes religiosos más reconocidos que nuestra haya producido".

Nacido en 1954 en Nassau, la capital de las Bahamas, Munroe fundó su Ministerio de la Fe, llamado oficialmente Bahamas Faith Ministries International, a comienzos de la década de 1980 tras estudiar en la universidad religiosa Oral Roberts en Tulsa, Oklahoma.

El sacerdote carismático rápidamente se convirtió en líder para muchos cristianos evangélicos, pronunciando sermones en todo el mundo y ocasionalmente hablando en los programas de televisión de Benny Hinn. También dictaba cursos de mejoramiento personal y escribió varios libros, entre ellos "God's Big Idea: Reclaiming God's Original Purpose for Your Life" ("El gran plan de Dios: Recuperando el plan original que Dios tenía para su vida"), de 2008.

A medida que se propagaba la noticia del accidente aéreo, imágenes de la televisión mostraron a sus feligreses llorando o alzando los brazos en muestra de plegaria. Otros sacerdotes cristianos expresaron su pesar.

Munroe y su grupo viajaban a la Gran Bahama para asistir a un foro de liderazgo que él había organizado. Iba a cenar en Freeport unos 90 minutos después de la hora en que su avión debía aterrizar, con el ex embajador de las Naciones Unidas Andrew Young, uno de los conferencistas, dijo Mitchell.