No radicarán cargos contra Ray McDonald, de 49ers

Ray McDonald podrá seguir jugando con los 49ers de San Francisco sin que pese sobre él una acusación de violencia doméstica que lo ha asediado toda la campaña.

La fiscalía de distrito del condado de Santa Clara, California, anunció el lunes que no presentaría cargos contra el defensive lineman de San Francisco tras una investigación que siguió a su arresto el 31 de agosto.

Los fiscales dijeron en un comunicado de prensa que no podían encausar a McDonald porque carecían de evidencias suficientes. Añadieron que había distintas versiones de lo sucedido, no había testigos oculares y la supuesta víctima --que se cree era la prometida del jugador-- no estaba cooperando.

"Todas las quejas sobre violencia doméstica merecen nuestra preocupación, sensibilidad y revisión cuidadosa", dijo el fiscal de distrito Jeff Rosen en el comunicado. "Después de una revisión pormenorizada de los hechos, no contamos con evidencias suficientes para convencer a un jurado, más allá de una duda razonable, de que el señor McDonald cometió un delito" contra su prometida.

McDonald ha jugado toda la temporada, pese a que surgieron exigencias para que los 49ers lo relegaran al banquillo. Acumula 24 derribos --15 en solitario-- y jugó de inicio los nueve partidos que ha disputado San Francisco (5-4).

"Aprecio la seriedad de esta situación; entiendo y respeto el hecho de que la autoridad tiene un trabajo por hacer, y es por eso que cooperé plenamente con su investigación, de principio a fin", afirmó McDonald en un comunicado. "Me siento aliviado porque la fiscalía de distrito ha decidido correctamente no presentar los cargos. Quiero agradecer a todos los que me manifestaron su apoyo durante esta época difícil".

El arresto se produjo pocos días después de que el comisionado de la NFL Roger Goodell anunciase castigos más severos para los involucrados en episodios de violencia doméstica, incluidas suspensiones de seis semanas por una primera ofensa y de al menos un año por la segunda.

Ese endurecimiento de las sanciones siguió a la indignación de personas y organizaciones que consideraron demasiado benévola la suspensión de dos partidos impuesta inicialmente por la NFL a Ray Rice, running back de los Ravens de Baltimore, tras su arresto por un cargo de agresión en febrero.

Luego de que trascendió un video en que Rice derriba de un golpe a su entonces prometida y actual esposa, Goodell suspendió al jugador por tiempo indefinido.