Gran tormenta en Alaska lleva aire frío hacia EEUU

Una enorme tormenta que está bajando aire ártico hacia Estados Unidos se movía el domingo poco a poco hacia el este, tras azotar zonas de las islas Aleutianas de Alaska con vientos similares a los de un huracán.

Se espera que la tempestad alimentada por los restos del tifón Nuri contribuya a la formación de un sistema de altas presiones que permitirá al aire gélido cubrir las llanuras centrales del país, empezando el domingo con Montana y las Dakotas. Los pronósticos apuntaban a que el descenso de temperaturas se extenderá el lunes a las llanuras centrales.

El sistema tenía su vórtice 354 kilómetros (220 millas) al noroeste de Adak, en las Aleutianas, indicó el domingo por la mañana David Kochevar, del Servicio Meteorológico Nacional.

"Se está disipando despacio sobre el mar de Bering", dijo.

Los vientos más fuertes de la tormenta menguaron de forma considerable, con un máximo de 72 kilómetros por hora (45 millas) en Adak y la isla Shemya, dijo Kochevar.

La tormenta alcanzó su cénit el viernes con vientos sostenidos de 112 kilómetros por hora (70 millas) y ráfagas de hasta 154 kilómetros por hora (96 millas) en Shemya, según los expertos.

El meteoro superó la intensidad de la supertormenta Sandy que azotó la costa este de Estados Unidos en 2012 en cuanto a presión, pero la falta de estaciones de medición en las remotas regiones asoladas por la tempestad dejaron a los meteorólogos sin muchos más datos.

Sandy causó al menos 182 muertes y 65.000 millones de dólares en daños. Nuri, por el contrario, golpeó una región apenas poblada con sólo unas pocas comunidades pequeñas donde la gente está acostumbrada al clima extremo.