Dow y S&P 500 cierran con ligeras alzas

Un alentador informe sobre contrataciones casi no influyó el viernes en el mercado bursátil, por lo que los índices sólo registraron pequeñas ganancias.

Para los inversionistas, aparentemente el que algo sea bueno ya no significa que sea lo suficientemente bueno.

El Departamento del Trabajo indicó que los empleadores estadounidenses agregaron 214.000 puestos de trabajo a su nómina en octubre, lo cual hizo disminuir la tasa de desempleo a 5,8%, la más baja desde julio de 2008. Pero Wall Street quería más.

"Éste no es para nada un mal informe", escribió Dan Greenhaus, estratega principal de la correduría BTIG en Nueva York, en una nota a los clientes. Nueve meses en los que los empleadores han contratado más de 200.000 trabajadores es obviamente una tendencia alentadora, pero él calificó la cifra de 214.000 como "ciertamente decepcionante".

El índice Standard & Poor's subió 71 centésimas de punto para cerrar en 2.031,92 unidades, mientras que el índice industrial Dow Jones ganó 19,46 puntos (0,1% ), a 17.573,93. Ambos índices concluyeron la semana con récords en alza.

Por su parte, el indicador compuesto Nasdaq bajó 5,94 puntos (0,1% ), a 4.632,53.

Brad McMillan, jefe de inversión en Commonwealth Financial en Waltham, Massachusetts, dijo que el mercado busca la perfección en este momento, una expresión utilizada en Wall Street cuando un mercado se encuentra en un nivel tan alto que parece que los inversionistas piensan que todo va a seguir mejor y mejor.

"Si (un informe) no es fantástico, decepciona", explicó.

De manera similar, los corredores de bonos estaban apostando a que el informe gubernamental mostraría contrataciones incluso más altas el mes pasado, dijo Tom di Galoma, director de tasas y crédito de comercio de la correduría ED&F Man Capital, en Nueva York.

Así que el informe sacudió el normalmente sobrio mercado de bonos del Tesoro, lo que arrastró a la baja el bono a 10 años a 2,30%, de 2,39% del cierre del jueves. Comentarios de Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal, que implicaban que el banco central no tiene prisa para aumentar las tasas de interés ayudaron a hacer que los rendimientos descendieran.